El virus más peligroso del mundo

Como si estuviéramos al borde de una película de esas de muerte, destrucción y pandemias mortales, así nos sentimos cuando nos enteramos que un estudio científico que se realiza en Holanda logró desarrollar una mutación del virus H5N1 (Gripe Aviar) con el potencial de contagiar y propagarse entre humanos. ¿Y si esta mutación cayera en manos equivocadas?

El estudio se realizó en el Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rotterdam. Según los científicos encargados se realizó “para entender mejor la forma como un virus puede volverse una amenaza para la salud pública”.El virus H5N1, que provoca la infección de influenza en las aves, llamada comúnmente gripe aviar, fue conocida por el mundo en 1997 cuando se dio el primer brote de la enfermedad en pollos de Hong Kong, para luego propagarse a humanos.

Sin embargo la infección no se transmitió de una persona a otra, sino que el contagio sólo ocurrió con quienes tenían contacto cercano con las aves. Desde entonces el virus se ha propagado por el mundo. De 600 personas contagiadas, el 60% han muerto, lo cual muestra la mortalidad del padecimiento.Por eso, los científicos saben que si el virus H5N1, uno de los más peligrosos y letales, llega a mutar para contagiarse entre personas, podría traer consigo una de las epidemias más mortales que hayan azotado a la humanidad.Ron Fouchier, doctor y director del estudio, demostró que una mutación puede ocurrir y el virus seria capaz de propagarse de una sujeto a otro por medio de partículas aéreas al estornudar o toser. “Hemos descubierto que esto es, de hecho, posible, y mucho más fácil de lo que se ha pensado hasta ahora.
En el laboratorio fue posible cambiar al H5N1 y convertirlo en un virus en aerosol transmisible que puede rápidamente propagarse por el aire. Este proceso también puede ocurrir en un escenario natural ” afirmó el científico.Acelerar la mutación es una acción de alto riesgo.
Aunque Fouchier comentó que las pruebas fueron realizadas bajo estrictos estándares de seguridad, muchos se preguntan si el estudio debió realizarse en un laboratorio militar y no en un laboratorio universitario. Incluso se plantean si no debió haberse cuestionado más a fondo el experimento antes de permitirse. .“Hasta ahora se han hecho muchos estudios en vivo con varios microorganismos, pero ninguno tiene la contagiosidad que tiene el H5N1 (…) un escape en el laboratorio o su posible utilización con finalidades maliciosas es un riesgo que tuvo que haberse medido previamente ” declaró a BBC el profesor Ramón Cisterna, catedrático y jefe del servicio de microbiología clínica del Hospital de Basurto, en Bilbao, España, y reconocido experto en gripe aviar.

No podían faltar los gringos y su paranoia. Incluso el gobierno estadounidense considera que los científicos no deben difundir todos los detalles del estudio, pues en manos equivocadas, los datos podrían ser utilizados con fines terroristas.

La controversia está ahí. La comunidad científica discute el por qué no se profundizó más sobre la viabilidad del proyecto y sus riesgos. En su mayoría coinciden en que los resultados obtenidos pueden ser muy benéficos para prevenir futuras pandemias, pero un estudio así debería desarrollarse con los más altos estándares de seguridad y mantener los resultados lo más resguardados posible.
El permiso para llevar a cabo las pruebas las otorgó el Ministerio para la Infraestructura y el Ambiente de Holanda (I&M), y la seguridad fue monitoreada de cerca por expertos internacionales. ¿Será suficiente?Que hasta los científicos estén preocupados por el mal uso que se le podría dar a la mutación del H5N1 no es muy tranquilizador que digamos.

No es por sonar amarillistas, pero así empiezan muchas de las películas de zombis, fin del mundo y enfermedades que arrasan con la humanidad. Al principio surge una gran investigación y de pronto, todos están muertos. Esperemos que ningún terrorista, científico loco o supervillano haya leído esto.

EEUU pide a Science y Nature no publicar la última investigación por temor a un ataque terrorista

Por primera vez en la historia, el gobierno de Estados Unidos a través de un consejo asesor, ha pedido a las famosas revistas de divulgación científica Science y Nature que no publiquen los detalles de los últimos experimentos médicos sobre gripe aviar que están a punto de lanzar. La razón: el gobierno cree que podrían ser utilizados por terroristas para crear virus mortales y epidemias jamás vistas hasta ahora.
Desde luego, dicho así parece el guión de una película de Hollywood. Lo cierto es que los últimos experimentos llevados a cabo entre científicos de Estados Unidos y los Países Bajos han llegado a crear una forma altamente transmisible de virus mortal de gripe aviar que normalmente no se transmitía de persona a persona.

El problema viene dado porque se trata de un virus de transmisión que podría propagarse por todo el mundo (aunque se tenía como muy limitado entre humanos). Una variante “alterada” de la gripe aviar ha conseguido que se transmita fácilmente entre hurones, considerados como el mejor modelo para predecir cómo actuará el virus en las personas.

El virus conocido como A (H5N1) es el causante de la gripe aviar, una variante que rara vez infecta a las personas pero que tiene una tasa de mortalidad extraordinariamente alta cuando se transmite.

El virus se detectó en 1997 y desde entonces se calcula que unas 600 personas lo han contraído y más de la mitad habrían muerto. La mayoría o casi todos estos casos se contagiaron de las aves, mayoritariamente en Asia.

Lo que han visto los científicos en las investigaciones es que es probable que el virus se propague fácilmente de persona a persona, lo que podría crear una de las peores pandemias de la historia.

Por esta razón, un equipo asesor del gobierno de Estados Unidos ha pedido a las publicaciones Science y Nature que mantengan en secreto ciertos detalles de los informes que tienen intención de publicar en la última investigación. El gobierno cree que las conclusiones deben ser publicadas, pero:

No así los detalles experimentales y los datos de las mutaciones que podrían permitir la replicación de los experimentos.

El consejo asesor no puede obligar a las revistas científicas a censurar sus artículos. Aún así, parecen dispuestas a colaborar. Bruce Alberts, editor de Science comentaba que:

Muchos científicos dentro de la comunidad que estudian la gripe tienen una necesidad de buena fe de conocer los detalles de esta investigación con el fin de proteger al público, sobre todo si en la actualidad están trabajando con cepas relacionadas con el virus.

La revista está tomando las recomendaciones del gobierno en serio y es probable que retengamos cierta información, pero sólo si el gobierno acepta proporcionar toda la información que falta a los científicos en el mundo que la necesiten. La comunidad científica intentará ser responsable.

Sobre la peligrosidad de que la investigación caiga en manos equivocadas, Alberts dijo:

Este hallazgo demuestra que es mucho más fácil de evolucionar el virus a un estado muy peligroso, un estado en el que se puede transmitir en forma de aerosol al que antes no habían reconocido. La transmisión por aerosol significa que el virus se puede propagar por el aire, al toser o estornudar.

Desde el ataque del 2001 del ántrax… ese momento sentó un precedente entre la necesidad de seguridad frente a la necesidad de compartir la información. Por lo tanto debemos tener cuidado.

El resultado de la investigación partió de la idea de tratar de averiguar qué cambios genéticos pueden hacer que el virus se transmita de forma más fácil. De esta manera los científicos sabrían cómo identificar los cambios en el virus y dar la alerta ante una posible pandemia, así como posibles mejoras en los tratamientos.

Una vez conseguidos los datos, la comunidad se debate entre la necesidad de publicar y difundir la información conseguida, o el miedo y preocupación ante un “mal uso” de la investigación. Les dejo con las palabras de Anthony Fauci, del NIH, sobre el caso:

La gran pregunta es saber si existe una razón convincente para que la investigación se haga pública y tenga acceso al libre conocimiento.

Loading...