Jennifer López y la programación mental illuminati a través de las joyas (Video)

El control mental dentro de la Industria de la música se ha hecho cada vez más notable al paso de los años, y últimamente han aumentado los casos de estrellas famosas que sufren un ‘colapso mental’ dejando a la vista que estos personajes son tan sólo un ‘alter ego’ de aquella programación inducida. Por otro lado, tenemos el caso de otros artistas que claman deliberadamente su estatus dentro de las élites, como pasa con el nuevo videoclip de Jennifer López. Mira el vídeo a continuación:

La programación mental de personas es muy habitual y sus métodos inimaginables. Uno de ellos es la programación con joyas y piedras preciosas. Muchos miembros de la élite pasan por este proceso de reinserción mental. Y es que, las piedras preciosas son mucho más valoradas que los metales, tanto por su resistencia como por su energía y capacidad de canalizarla. Pues bien, los miembros que nacen en estas familias que conforman la élite Illuminati obtienen estos minerales dependiendo del estatus familiar que pertenecen, de su geolocalización y de los “maestros” que tutelan a los niños que crecen en estas familias. Digamos que es un tipo de formación programada basada en la recompensa.

Dicha programación comienza cuando los niños tienen la edad de 2 o 3 años. Se les muestra una piedra preciosa que forme parte de una joya, como puede ser una pulsera o cualquier otro tipo de complemento de alta gama, y cuando el infante siente deseos de coger una de las piezas que se le muestran, es cuando el maestro le incita con suaves tácticas a poseerla. El entrenamiento se basará después en disciplina y objetivos que le hagan pensar que es tan valioso como la joya que escogió y que, con esfuerzo y unas doctrinas dogmáticas a seguir, será compensado con la posesión de la misma. Cada vez que cumplan los objetivos que se les impongan, podrán lucir esa joya como recompensa por el trabajo requerido, además del compromiso adquirido.

En estas familias, tener un metal o una joya es como una medalla. Es adquirir estatus social y por lo tanto, reconocimiento. Pero en realidad, a estos pequeños se les somete a puro maltrato y a una distorsión de la realidad increíble. Serán sometidos a hipnosis, a drogas y a otro tipo de procesos típicos de tiempos pasados en zonas de conflicto. Con el tiempo, estos chicos irán adquiriendo “medallas” a modo de piedras preciosas, metales y demás, y a su vez, estarán siendo totalmente zombificados. Una de las primeras adquisiciones que se les entrega a los menores es la amatista. Con ella se les premia por saber guardar secretos de manera totalmente fiel. Otra de las primeras que vendría después de la amatista, es el rubí. Y con ella adquieren su recompensa por aprender dogmas sexuales de dudosa ética moral.

Finaliza con el diamante, que simbolizan doce años de puro maltrato psicológico, aunque para estos adolescentes (o en ocasiones adultos) signifique el mayor reto conseguido. Pues el diamante representa la ascensión. Algunas joyas son heredadas de generación en generación entre estas familias, y las lucen muy a menudo para presumir o rememorar sus logros. Básicamente, a estos infantes se los somete a control mental, pedofilia y brujería, entre otras. Mucha de esta información es sabida por alguien que nació en una de estas familias Illuminati llamada Valley. Ella destapó los entresijos y secretos que esconde la élite y pudo salir de aquel infierno que la mantuvo en un absoluto “matrix” desde que llegó al mundo.

Gracias a Valley y su valiosa información, hemos podido leer el contenido subliminal del último video musical de Jennifer López, “El Anillo”. El vídeo está repleto de simbolismo pagano. Al comenzar el clip, se observa un castillo de estilo medieval y la isla de Avalón, en California. Esta isla siempre ha sido relacionada con la élite Illuminati.

Después aparece JLO interpretando a una reina que a su vez tiene dotes de sacerdotisa antigua y a su lado un hombre (el actor Miguel Á. Silvestre), que duerme tapado por velos. Tras esta escena, aparece una lluvia de anillos con piedras preciosas que caen al agua. Representan la recompensa de la que Valley habló. Continúa con el hombre que interpreta Miguel Á. Silvestre, cerrando una caja con un anillo de diamantes en su interior. Ella aparece caminando entre personalidades de distinta índole y después toma asiento en un trono con un mándala de oro detrás, que representa a la diosa Ishtar, y que también aparecerá en otra escena en forma de mándala con una flor de loto en su mano. Esta escenificación representa a Jennifer Lo en armonía y comunión, símbolo de que está preparada para el último paso: El anillo.

El hombre aparece de nuevo sosteniendo un bastón, pero con cabeza de dragón, como la serpiente de la pirámide del Sol. Después ella dice lo siguiente: “Me vuelve loca tu lado salvaje. Tú me has dado tanto, que he estado pensando. Ya lo tengo todo, pero, ¿y el anillo, para cuándo?”. Es más que evidente que es una clara representación de lo comentado por Valley y de cómo estas familias educan a sus miembros, en muchos casos, desde recién nacidos. Es un mensaje sublime a los poderosos de la élite. Les está pidiendo su ascensión. El último paso. Les agradece tener todo lo que tiene gracias a ellos, pero ahora solicita su “divinidad absoluta”. Quiere ser parte del último escalón. También se muestran claras representaciones a la constelación de Orión, sensuales danzas rituales en el agua de mujeres con burkas que la rodean. Simbolizan la sexualidad.

También nos recalca una escena en la que el hombre lucha con tres mujeres distintas bajo una intensa lluvia. Estas mujeres representan los alter ego de JLO., entre estos están su lado salvaje y su lado espiritual. La lluvia hace honor a la llegada de riquezas y bienes, bienes que según Valley, son adquiridos con honores tras superar los dogmas Illuminati impuestos a los miembros.

En una de las escenas de lucha, en el rostro del hombre se representa la cara de “Rain Man”. La cabeza del “hombre de la lluvia” se ve claramente. Es la cara del diablo. Rain Man aparece en muchas canciones y es el demonio al que muchos artistas musicales vendieron su alma. Ellos hacen música sobre “Rain Man” dándoles dinero y fama. Esta entidad arconte está vinculada con los MK-ULTRA que siguen dominando el mundo del entretenimiento. Otro de los símbolos por excelencia es el número seis y el ojo que todo lo ve, mientras representa a la diosa Ishtar. Este vídeo musical finaliza con el hombre que yace en el suelo mientras ella lo mira. Otra escena muestra al hombre que reaparece engalanado y con rostro sereno y se reverencia ante ella. Esta escena representa la domesticación de su lado salvaje.

Finalmente, un anillo con diamante cierra este vídeo mientras cae al agua. Claro mensaje que reclama su nombramiento final. La ascensión en la jerarquía Illuminati. Buena producción visual para engañar a la mayoría de seguidores de JLO, que pensaran que este videoclip está enviando un mensaje de matrimonio a su pareja. Pero la realidad es bien distinta, por eso es muy importante fijarse en los detalles.

Loading...