10 entradas al infierno que existen en la vida real

10. Volcán Hekla, Islandia.

Según la leyenda este volcán tan activo es la prisión de Judas como castigo por su traición a Jesús y también se decía que había aves enormes volando dentro de su cráter, las cuales se creía que eran las almas de los condenados y por eso se creía que era una entrada al infierno. Aún ahora sigue siendo un sitio de leyendas, pues según los habitantes de la zona, cada Pascua se reúnen brujas en su cima.

9. La ciudad fantasma de Fengdu.

Esta ciudad china tiene 2000 años de antigüedad y en sus calles están llenas de imágenes de los castigos que nos esperan en la otra vida, junto con estatuas de fantasmas y demonios. Toda su macabra reputación comenzó con dos personas que supuestamente fundaron la ciudad y que tomaron el título de “Rey del inframundo” y a partir de ahí la gente empezó a relacionarla con el infierno. Actualmente es muy visitada, es casi como un parque de atracciones dedicado a la muerte y el más allá, y a los turistas les encanta.

8. Cueva Actun Tunichil Muknal, Belice.

Debajo del suelo de la selva de Belice existe un largo y enmarañado sistema de cavernas que de acuerdo al mito, escondían ríos de sangre y escorpiones, un mundo subterráneo donde gobernaban los dioses mayas de la muerte. Ahí dentro se han encontrado restos de sacrificios humanos y se cree que a veces echaban cadáveres para que sus almas quedaran atrapadas en las cuevas. Como podrás imaginarte el lugar se ha convertido en un sitio muy visitado para los turistas que buscan emociones fuertes.

7. El purgatorio de San Patricio, Irlanda.

Una vieja historia cuenta que San Patricio estaba en una cueva de la diminuta Station Island cuando Dios le mostró visiones de los horrores del infierno. Después de eso se consideró que esa cueva era una entrada al inframundo, así que para taparla se construyó un monasterio encima y desde 1632 nadie ha entrado a esa cueva para descubrir qué es lo que realmente esconde.

6. Chinoike Jigoku, Japón.

Su nombre significa “lago sangriento infernal” y no es para menos, pues además de ser de un perturbador color rojo está ardiendo con una temperatura de 78 grados y a veces se usaba para torturar a los prisioneros antes de hervirlos vivos. Como si el lugar no fuera ya demasiado escalofriante, las orillas del lago están llenas de estatuas de demonios.

5. La cueva de la Sibila, Italia

Según la leyenda aquí vivió una profetisa muy famosa que en una ocasión guió a un héroe de la mitología para que encontrara la entrada al infierno entre todos los túneles de esta cueva y así pudiera hablar con los espíritus de los muertos. Esta cueva penetra profundamente en la tierra y es todo un laberinto, así que parecía lógico asumir que algunos de esos oscuros túneles llegaban hasta el reino de los muertos.

4. Cabo Ténaro, Grecia.

Para los antiguos griegos la puerta del infierno estaba aquí y según ellos, Hércules entró por ahí para sacar a Cerbero, el perro monstruoso de tres cabezas que era el guardián del inframundo. Aún ahora sigue siendo visitada, pero sólo se puede entrar en lancha y eso hace a la experiencia más aterradora.

3. Lago Curcio

Puede que ya no se vea muy impresionante, pero una antigua historia romana cuenta que este lago se encuentra donde se había abierto un enorme agujero que no se llenaba con nada, hasta que un valiente guerrero se arrojó con todo y caballo a su interior, después de eso se cerró pues los dioses del inframundo quedaron impresionados por su sacrificio.

2.- Cenotes mayas, México y Belice.

Para los mayas estos impresionantes agujeros en la tierra eran el camino entre el mundo de los vivos y el de los muertos, además del hogar del dios Chaac, que controlaba la lluvia. Debido a esto es normal encontrar restos humanos y toda clase de tesoros, pues tenían la costumbre de hacer sacrificios humanos o de arrojarle ofrendas a los dioses. Aún ahora se siguen haciendo ceremonias tradicionales en ellos, aunque la mayoría de quienes visitan son turistas buscando un buen rato.

1.- La puerta al infierno, Turkmenistán

Este infernal agujero ha estado ardiendo desde hace más de 40 años y no da señales de parar pronto. Las flamas que parecen ser eternas comenzaron cuando se intentó incendiar el gas que salía de la tierra porque era peligroso. Se pensaba que iba a tomarle unos unas semanas que se acabara y que desaparecieran las flamas, pero había más gas del que nadie sospechaba.

Ahora es una de las mayores atracciones y llegan turistas de todo el mundo sólo para ver las llamas y las rocas ardientes de este agujero.

Loading...