MarsBees: Las abejas robóticas de NASA para explorar Marte en busca de vida (Video)

NASA financia un nuevo proyecto basado en el desarrollo de un sistema artificial que imita a un enjambre de abejas, aunque éstas abejas serían robóticas. Lo han llamado MarsBees. Y serán las protagonistas de una misión que explorará las áreas más inhóspitas e inaccesibles de Marte.

Estos insectos basados en la inteligencia artificial son llamados “Robot-Bees” y tienen el tamaño de un abejorro común, aunque, a diferencia del abejorro biológico, éstos tienen unas alas mucho más grandes, capaces de generar la resistencia necesaria para poder volar en la atmósfera del planeta rojo.

Este sistema ha sido desarrollado por científicos estadounidenses en colaboración con Japón. Los robots irán incorporados con sensores inalámbricos y dispositivos que mapearán y escanearán la superficie marciana en busca de señales de vida. NASA adjuntó datos sobre los “Robot-Bees”, como que serán del tamaño de un abejorro, pero con unas alas similares a las de una cigarra, que les permitirá volar en la atmósfera marciana, que es diez veces más fina que la del planeta Tierra. En Marte pasarán la mayor parte del tiempo flotando literalmente por el aire.

La Universidad de Alabama, EEUU, proporcionará los robots equipados con el sistema de mapeo y el resto de sensores que funcionarán de modo inalámbrico. La misión tiene como objetivo encontrar vida en Marte. Se espera que estos robots reemplacen a los cada vez más obsoletos “Roberts”, que, a pesar de todo pronóstico, todavía operar en la superficie marciana, aunque su sistema de movimiento es muy lento. El “Curiosity” apenas se ha movido once millas desde que llegara al planeta rojo en el año 2012. Pero el plan es que los Marsbees reutilicen a los “Roberts”.

Con este nuevo sistema, un solo “Robert” sería necesario como punto de carga para los robots. Desde esta nueva perspectiva de trabajo de ingeniería, los Marsbees darán cobertura y nuevos beneficios a la ingeniería aeroespacial tradicional. Será el sistema más pequeño diseñado hasta ahora y proporcionará más flexibilidad para la configuración y utilización de carga útil sobre una nave espacial o cualquier sistema que se encuentre trabajando en el espacio o en otras zonas interplanetarias.

 Estos Marsbees ofrecen la inherente solidez a las fallas individuales del actual sistema. El proyecto se encuentra actualmente en la primera fase de desarrollo, con un equipo de científicos que se centran sobre todo en el complejo diseño alado y trabajan concienzudamente en el movimiento, la masa y el volumen de éstas, que tienen que poder flotar en la atmósfera de Marte. Llevarán a la práctica el desarrollo del primer modelo en una cámara de vacío para estudiar detenidamente el rendimiento aerodinámico y la resistencia de los robots, con una densidad del aire que es reducida unas cien veces y que es más liviana que la densidad del aire terrestre.

Tienen que comprobar que la maniobrabilidad de las mismas contra una ráfaga de viento o durante el despegue y aterrizaje son correctas. La verdadera prueba de fuego de la misión se abordará en la segunda fase del proyecto. NASA espera que los Marsbees puedan empezar a trabajar antes de su primera misión tripulada en el planeta rojo en el año 2030. Financia este proyecto como parte de una iniciativa de desarrollo más compleja, que en su conjunto incluyen veinticinco proyectos más, con el potencial de cambiar para siempre la exploración humana y la robótica de Asimov.

Este plan incluye, entre otros, proyectos de detección de asteroides y un sistema de control de la órbita terrestre que ha creado la duda en los más conspiranóicos, ya que se dice que la Élite podría estar dando a conocer ahora una tecnología que ya llevan utilizando hace muchos años, como ya ha pasado en otras ocasiones. También se dice que estos sistemas estarían siendo preparados para ser utilizados aquí en la Tierra con dudosas intenciones.

Y es que lo de los “bio-drones” o los drones con forma de insecto no son nada nuevo y ya hace tiempo que venimos viendo como diferentes equipos de investigación desarrollaban estos sistemas robóticos incluso con insectos biológicos vivos. Era cuestión de tiempo que surgiera un plan de comercialización con esta nueva tecnología, pero ahora habrá que preguntarse si, estos nuevos sistemas de ingeniería robótica podrán ser utilizados contra nosotros, o si ya está sucediendo.

Loading...