McDonalds sorprendido haciendo publicidad engañosa en campaña “Más alláde la cocina”

La agrupación animalista EligeVeganismo develó que la campaña “Más allá de la cocina” de McDonalds, es simplemente un fraude. Resulta que la publicidad en donde se muestran las granjas “Rinconada” y “San Ricardo” como el hábitat donde viven los animales que serán convertidos en hamburguesas, no es realmente el lugar de dónde proviene la materia prima para el famoso producto.

La escalofriante verdad es que los animales no son esas vacas felices que pastan en un verdadero res-ort en la localidad de Osorno en el sur de Chile, sino que los animales destinados a convertirse en hamburguesas provienen de ferias de remate, cuyos motivos para llegar allí son, entre otros: cáncer, vejez, terneros y vacas con diversas patologías desechados en lecherías o “ganado” que no alcanza el peso adecuado”.

Los activistas cuentan cómo realizaron la investigación diciendo:

«Estuvimos en «Fundo Rinconada», «Fundo San Ricardo» y en el único matadero a nivel nacional proveedor de hamburguesas para la cadena de comida rápida: «Mafrisur». Lo que presentamos en esta investigación es un recopilatorio de entrevistas que nos develan la falsedad en la publicidad de la empresa y las imágenes más crudas registradas sobre como viven y terminan sus días las vacas y terneros transformados en hamburguesas».

Como ya hemos visto anteriormente en Las 6 cosas más asquerosas en una hamburguesa, este producto se basa principalmente en la «carne magra de textura fina», elegante denominación para referirse un amasijo conseguido con una técnica muy muy sofisticada: Los recortes se licuan, a continuación se ponen en una centrífuga para separar la grasa y los trozos sólidos. El líquido resultante se trata luego con amoniaco gaseoso para destruir los patógenos al aumentar el pH. A esto se agrega la carne molida real como relleno. Es decir, poco importa la «calidad» si hablamos fríamente, del animal.

EligeVeganismo es enfática al señalar que no les mueve el ataque particular a la cadena transnacional de comida rápida, señalando que:

«La presente investigación no es un ataque a McDonald’s en particular y, más bien, es una reivindicación del discurso que siempre hemos querido hacer llegar a nuestros receptores: El camino hacia el término del sufrimiento requiere adoptar una forma de vida vegana. La ilusión de una «mejor vida» no será posible para quiénes están sometidos a ser tratados y vistos como recursos».

Loading...