“Si lo llamas viene”. Florentino Pérez tiene un plan macabro (y es para liquidar a Messi y al Barça)

Florentino Pérez ya está preparando la chequera. Después de un verano en el que al madridismo le ha quedado una sensación de decepción por la falta de fichajes galácticos, el presidente del Real Madrid tiene pensado reventar el mercado de cara a la próxima temporada. Y lo hará con un bombazo que ya asusta en el Barça.

Porque es un secreto a voces. Todos saben que Florentino Pérez está con ganas de hacer una locura en forma de fichaje. Y son dos los nombres que tiene en la agenda y que cada día cobran más fuerza en los pasillos del Santiago Bernabéu.

Neymar, el deseado por Florentino Pérez

Si hay un jugador con el que Florentino Pérez sueña con ver con la camiseta del Real Madrid ese es Neymar. El brasileño se ha convertido prácticamente en una cuestión de honor para el presidente. Ya intentó su fichaje cuando estaba en el Santos y el Barça se adelantó en el último segundo. Ahora que está en el PSG, Florentino ve su fichaje más posible que nunca.

Ney siempre ha tenido algún que otro guiño para el club blanco, aunque bien es cierto que sus constantes visitas al vestuario del Barça no acaban de gustar en el club. De hecho, desde la directiva del Real Madrid le insisten a FlorentinoPérez con otro nombre: Kylian Mbappé.

Mbappé es el que quiere el madridismo

A pesar de que el fichaje de Neymar sería un golpe sobre la mesa y un duro palo para el Barça, buena parte del madridismo prefiere que el galáctico para la próxima temporada sea Kylian Mbappé.

Un mensaje que también se traslada desde buena parte de la directiva. Ven a Mbappé con más proyección que Neymar, con el mismo poder mediático y con menos problemas fuera de los terrenos de juego. Una apuesta segura ante el riesgo que supone lanzarse a por el brasileño.

Mbappé, madridista de corazón

“Si lo llamas viene”. Es lo que le repiten a Florentino Pérez una y otra vez desde su círculo más cercano. Y es que en la cúpula del Real Madrid están convencidos de que Mbappé se muere por vestir la camiseta blanca.

Muchos apuntan a que Mbappé está como loco por salir de París, donde sigue estando a la sombra de Neymar. Y es que en Madrid le podrían garantizar el liderazgo del equipo con solo 20 años. Casi nada.

Además, Mbappé jugaría en el equipo donde desfilaron sus dos grandes ídolos de la infancia: Zinedine Zidane y Cristiano Ronaldo. Al atacante galo le seduciría la idea. Y mucho.

Con el dinero de Mbappé, a por Coutinho

En el PSG son cada vez más conscientes de lo difícil que será retener a Mbappé y Neymar. Uno de los dos apunta a marcharse el próximo verano. El mensaje que llega al club parisino desde Madrid es el de que se prefiere el fichaje de Kylian. No insistirán por Ney, pero Mbappé es otro tema.

Al-Khelaïfi sabe que no podrá retener al internacional francés durante mucho más tiempo, y empieza a trazar un plan para buscar un sustituto. Y el nombre que está sobre la mesa es el de Philippe Coutinho.

El crack del Barça lleva tiempo en la agenda del PSG. De hecho, los franceses encarecieron la operación del conjunto culé con el Liverpool, ya que estaban dispuestos a poner muchos millones por el centrocampista. Perdieron esa batalla, pero están dispuestos a alargar la guerra un año más.

Coutinho sería la pieza perfecta para el PSG. El brasileño tiene un tirón mediático similar al de Mbappé, y además se asegurarían contar con la presencia de Neymar, ya que se reuniría con uno de sus mejores amigos en París. Todo concuerda.

El PSG espera sacar unos 300 millones con Mbappé. Desde luego que el club francés no pedirá menos por su gran estrella. Con parte de ese dinero irían a por un Coutinho que llegó al Barça por unos 160 millones de euros.

En el club azulgrana no quieren ni oír hablar de la película. Sobre todo un Leo Messi que considera a Coutinho una pieza esencial en el esquema de ErnestoValverde. Pero lo cierto es que el bueno de Philippe podría verse tentado con el contrato de oro que le está preparando el PSG. La jugada le puede salir redonda a Florentino Pérez.