Lo bueno, lo malo y lo feo de la goleada del Barcelona

El conjunto de Ernesto Valverde pasó por encima a Huesca y si bien el marcador refleja lo que pasó en el terreno de juego, la diferencia podría haber sido más amplia si no fuera por las atajadas de Axel Werner.

LO BUENO: Ataque avasallador

De mitad de cancha para adelante el ​Barcelona funcionó como un reloj suizo. Todos sabían como posicionarse, donde moverse y qué pase dar para encontrar a un compañero desmarcado y generar la mejor jugada de peligro.

Punto aparte para ​Lionel Messi, que cada vez que toca la pelota los rivales tiemblan. Es imposible adivinar qué va a hacer el argentino, si es que va a buscar el arco y anotar su gol, o si va encontrar un compañero mejor posicionado para que este defina. Absolutamente impredecible.

LO MALO: Refuerzos en la banca

Valverde repitió el 11 y nuevamente los recién llegados (Clément Lenglet, Malcom, Arturo Vidaly Arthur) tuvieron que esperar su oportunidad en el banco. Si bien 3 de ellos entraron en el complemento, los minutos y las exigencias del partido no fueron suficientes para evaluar el actual nivel de estos futbolistas.

LO FEO: Problemas defensivos

El cuadro catalán fue amplio dominador en todo el partido pero las desatenciones en el fondopusieron en la primera etapa el partido al alcance del Huesca.

El primer gol de los de Franco llegó mediante una pelota que debería haber sido controlada fácilmente por la defensa del Barça y el segundo fue posible gracias a que el fondo del local se quedó dormido y Gallar Falguera no perdonó. Ambos goles fueron evitables y Valverde deberá trabajar estos errores en la semana.