6 indicios de que tu hijo ha reencarnado varias veces

La reencarnación no es una fantasía y a cada instante somos testigos de esto. Así como nuestras almas reencarnan también lo hacen la de nuestros hijos y existen algunas claves para comprobarlo.

El mejor ejemplo de reencarnación es el carácter cíclico que posee la naturaleza. De la misma manera en que llega el día luego “muere” y da espacio a la noche para luego volver a nacer. Una planta florece, se marchita y muere dejando su semilla. Así también lo hacemos nosotros.

El budismo no cree en la existencia de un alma individual y eterna. Esta visión filosófica nos acerca a la idea de que cada ser humano es transmisor de un constante flujo de energía, nada más. Energía acumulada por todas las vidas pasadas, presentes y futuras.

De igual forma en la que cambiamos de ropa, nuestra alma reencarna y busca un nuevo cuerpo. Nadie escapa de esto y, por supuesto, tampoco nuestros hijos. Por eso te compartimos hoy algunos indicios que te permitirán saber si tu hijo ha reencarnado una o más veces.

¿Cómo saber si su hijo ha reencarnado varias veces?
1. Madurez

Una de las señales es que tu hijo sea demasiado madura para su edad. Puede que no tenga tantos años pero tu sientes y vez que se desenvuelve de manera distinta que un niño de su edad. Esta peculiaridad resulta bastante sorprendente y e fácil de percibir. Si oyes a tu hijo decir palabras grandes, o expresar ideas avanzadas para su edad es porque se encuentra afectado por otro plano, alguna vida pasado que su alma ha tenido.
Anuncios

2. Pensamientos profundos

Las reacciones de un niño cuya alma ha reencarnado no son viscerales ni impulsivas. El instinto no se hace tan presente en su cotidianidad y siempre parece estar pensando profundamente en todo. De esta manera sabrán qué es lo que realmente sienten, algo que ni siquiera hacen algunos adultos. Esta es una clara señal como también lo es, por ejemplo, escuchar música para adultos y leer libros avanzados para su edad.
3. Hablan otros idiomas

Esto es tan inusual como sorprendente pero puede pasar. Los niños que tienen, o sienten mejor dicho, recuerdos de vidas pasadas reconocen lenguas ajenas. Puede que tu hijo jamás haya aprendido otro idioma pero logre interpretar las intenciones de alguna persona que no hable su idioma. Esto es una clara manifestación de algunos detalles de sus vidas pasadas.
4. Suelen llevarse mal con los demás niños

¿Los demás niños de su edad parecen ser más inmaduros que tu hijo? Esto es sencillamente porque su alma tiene más edad. Al ser más vieja tiene más experiencia y muchas veces se encuentran en desacuerdo o no comparten nada con la gente de su misma edad.
5. Pesadillas

Los niños que han reencarnado frecuentemente experimentan pesadillas y terrores nocturnos. Puede que algunas experiencias traumáticas de vidas pasadas vuelvan en forma de sueños y se manifiesten de forma verdaderamente lúcida. Este tipo de niños pueden tener los ojos bien abiertos mientras están en medio de una pesadilla.
6. Disfrutan de la soledad

Las almas que han reencarnado una o varias veces suelen gozar, y necesitar directamente, algo de soledad. Los niños que han reencarnado suelen pasar bastante tiempo de su día a solas. Resultan ser algo introvertidos y cada vez que realizan una actividad social luego necesitar reponer sus energías en soledad. Este tipo de personas siempre valorará a aquel que también sepa valorar el tiempo a solas como lo hace él.