El plan de Lopetegui para personalizar su Real Madrid

Julen Lopetegui ha llegado al ​Real Madrid con uno de los mayores retos de los últimos años. Sustituir a Zidane y conseguir que al equipo no le afecte la marcha de Cristiano Ronaldo. Los blancos tenían una gran dependencia del luso, al que le ofrecían todos los balones, y ahora se han quedado sin su referencia.

El nuevo DT ha trazado un plan para hacer que la plantilla supere este obstáculo y adecuar el equipo a su estilo, algo más asociativo del empleado en los últimos años en el Santiago Bernabéu.

Para poder cumplir con estos objetivos ha creado algunas bases que deben seguirse a rajatabla. La primera y más importante, que también aplicó en la selección, es que lo primero es el colectivo. Por encima de cualquier individualidad, lo más importante es lo que hagan todos los jugadores. El gol no pude recaer solo en las botas de Bale o Benzema.

Isco es otro de los aspectos fundamentales en los que piensa el técnico. Con la selección española le dio la manija del equipo y piensa hacerlo en su Real Madrid. Sabe que tiene que encontrarle un hueco que en el esquema de Zidane no existía pero lo hará. Le buscará un lugar en el campo para que aparezca en cualquier posición y se mueva con libertad para dirigir todos los ataques del Real Madrid.

La defensa es algo que quiere corregir de los años anteriores. El Real Madrid ganaba porque tenía mucho gol pero concedía demasiado atrás. En algunos partidos se libró de la derrota por actuaciones celestiales del siempre cuestionado Keylor Navas. Quiere hacerle más fácil el trabajo al guardameta. Renovará las tácticas defensiva y les dará otro aire. Además adelantará la línea defensiva y exigirá a todos los jugadores presionar para intentar robar el balón en las transiciones del contrario.

Por último, la gran apuesta de Lopetegui son los jóvenes. Ya lo ha mostrado en pretemporada ofreciendo muchos minutos a los más jóvenes de la plantilla e incluso a los canteranos. Los Ceballos, Llorente y compañía tendrán este año la oportunidad que no les ofreció Zidane la temporada pasada.