Escándalo Valverde: Messi o el lío más feo (y bestia) en el Barça

La paciencia de Ernesto Valverde se agota en el FC Barcelona. El entrenador extremeño fue contundente desde Estados Unidos al mandar un mensaje de presión al club.

El entrenador criado en Vitoria no ve las cosas claras y apunta todo el tiempo al Barça: secretaría técnica, dirección deportiva y junta directiva.

Valverde era partidario de la continuidad de Robert Fernández, pero no ha sido renovado. Eric Abidal y Ramon Planes, persona de la confianza del técnico, han ocupado su lugar.

Las sinergias no están siendo buenas del todo ya que el fichaje de Malcom, por ejemplo, no era una petición expresa del Txingurri, que ni siquiera lo conocía. Valverde quería a Willian.

Y antes que a Willian, el entrenador pidió a Griezmann. En lugar del delantero del Atlético de Madrid, le devuelven a Munir, que se disputará la plaza con Paco Alcácer.

En lugar de Willian, llega un joven y desconocido Malcom para competir con Dembelé, de quien Valverde todavía espera muchas cosas. De momento, no ha estado al nivel.

Valverde espera mucho de Dembelé

De hecho, Dembelé tampoco fue un fichaje pedido por Valverde sino que era un capricho de su amigo Robert Fernández. Y llegó a ser el fichaje más caro de la historia del club. Como Coutinho, una imposición de Messi y Luis Suárez.

Valverde tampoco quería que el Barça perdiese a Paulinho, porque es un jugador que sumaba en distintos aspectos. Especialmente, desde el banquillo.

Y ahora lo único que pide Valverde es un centrocampista contrastado. Arthur y los jugadores del filial están ahí, pero Busquets y Rakitic no tienen recambios.

La marcha de Andrés Iniesta deja una vacante muy importante. Y en este sentido, Leo Messi da todo su apoyo al Txingurri: hace falta un crack.

Abidal, que solo está moviendo fichajes franceses o de la liga francesa –Lenglet, Malcom y los intentos fallidos por Rabiot con el PSG–, debe encontrar al nuevo crack para la medular.

Rabiot era la principal baza del nuevo secretario técnico galo por una cuestión de dinero –acaba contrato en un año– y juventud (23 años). Pero Valverdepreferiría a otro francés: Paul Pogba.

Abidal también tiene los contactos en este sentido porque ya trabajó en esta operación para Laporta en 2015, cuando iba a ser su secretario técnico.

En busca de ‘medio’ para el sistema intocable de Valverde

Lo que está claro es que “el Barça tiene que luchar por ganarlo todo”, como dijo Valverde un poco resignado. Consciente de que con esta plantilla será imposible hacerlo.

El Txingurri quiere un medio del estilo Barça, que sepa jugar por dentro y no pierda balones, que tenga buen pase en profundidad y desmarque para tirar paredes.

Pero no solo eso: quiere también un jugador con llegada, como tenía Paulinho.Por eso, parece que tanto Rabiot como Pogba encajan en esa terna. Pjanic y Eriksen son otras alternativas.

El objetivo, poder jugar su habitual 4-2-3-1 con Rakitic y Busquets –y con Arthur y otro más dándoles descanso– en el mediocentro; Coutinho y DenisSuárez en la izquierda, Dembelé y Malcom en la derecha y los inseparables Messi y Luis Suárez en las dos posiciones de punta, con Munir y Alcácer de reservas.

La otra es encontrar salida a los descartados: Aleix Vidal, André Gomes, YerryMina –a quien Valverde nunca quiso–, Samper, Marlon y Rafinha. Este último, podría quedarse.