7 jugadores que mostraron su instinto asesino cuando el equipo más lo necesitaba

El fútbol es uno de los deportes donde las emociones y los detalles pueden marcar más diferencias. En este artículo veremos siete de los muchos casos en los que un jugador ha sido decisivo para revertir una situación adversa sobre el terreno de juego.

Lionel Messi: Ecuador 1-3 Argentina (Octubre 2017)

​Lionel Messi hizo una formidable actuación en la visita a Ecuador con el combinado albiceleste. Anotó dos tantos en los primeros 20 minutos de juego después del gol inicial de los locales, que se habían adelantado en el marcador sin haber llegado a los 120 segundos de juego. Él mismo firmaría el tercero, certificando la participación de Argentina en el Mundial de Rusia en la última jornada de la fase clasificatoria de la Conmebol.

Cristiano Ronaldo: Real Madrid 1-3 Juventus (Abril 2018)

​Cristiano Ronaldo fue el salvador del ​Real Madrid en los cuartos de final de la última edición de la Liga de Campeones. Se acercaba el final del partido y los merengues perdían por 0-3 en la vuelta frente a la Juventus, después de haber obtenido dicho resultado favorable en feudo turinés. Un penalti en el tiempo de descuento, que todavía levanta disparidad de opiniones, fue convertido por el luso, que eliminaría al que ahora es su equipo.

Sergio Aguero: Manchester City 3-2 QPR (Mayo 2012)

Sergio Agüero fue el encargado de certificar una remontada histórica del Manchester City para conseguir el título de la Premier League en la campaña 2011-12. Era el minuto 90 y los citizen necesitaban ganar independientemente de los demás resultados, pero estaban por debajo en el marcador (1-2). Con esa derrota no solo perdían el campeonato, sino que lo hacían a favor de su máximo rival: el United. Los goles de Edin Dzeko (min.92) y el argentino (min.94) permitieron al City levantar su primera liga con el actual formato.

Gareth Bale: Real Madrid 3-1 Liverpool (Mayo 2018)

Gareth Bale ha sido uno de los jugadores del Real Madrid que más dudas ha dejado a lo largo de esta temporada y parte de las anteriores en el conjunto merengue. No obstante, su intermitencia quedó en segundo plano cuando convirtió el gol de chilena en la final de la Liga de Campeones de esta temporada, poniendo el 2-1 en el marcador. El 3-1 también fue de su autoría, con un disparo lejano repleto de intención pero que entró por un error del meta del Liverpool.

Eder: Portugal 1-0 Francia (Julio 2018)

Ederzito Antonio, más conocido como Éder, fue el héroe de la final de la Eurocopa de 2016, donde Portugal llegaba siendo mucho menos favorita que Francia, el combinado que jugaba el partido por el título en casa y ante su afición. Además, los lusos sufrieron un revés con la lesión de Cristiano Ronaldo, que tuvo que ser sustituido a los 25 minutos de juego. Aguantaron el tipo y forzaron la prórroga, donde el actual delantero del Lokomotiv de Moscú marcaría en el minuto 109.

Andrés Iniesta: España 1-0 Holanda (Julio 2010)

Andrés Iniesta pasó a la historia del fútbol con su gol en la final de la Copa del Mundo de 2010 ante Holanda. La Orange estaba llegando mejor físicamente a los últimos minutos de la prórroga, aunque el cansancio de ambos auguraba que la máxima competición de este deporte se resolvería desde los once metros. Sin embargo, el actual futbolista del Vissel Kobe transformó una jugada en gol a falta de pocos minutos para finalizar el tiempo de juego. Por si la hazaña no fuese suficientemente importante, decidió dedicársela a su amigo Daniel Jarque, que falleció repentinamente en agosto de 2009 cuando formaba parte del Espanyol.

Sergio Ramos: Real Madrid 4-1 Atlético Madrid (Mayo 2014)

El Real Madrid perdía por 1-0 la final de la Liga de Campeones del curso 2013-14 en el minuto 90, ante el ​Atlético de Madrid. Cuando los rojiblancos estaban a punto de levantar su primer trofeo en dicha competición, el de Camas se levantó en un córner para igualar el marcador en el fatídico minuto 93. Los merengues alzarían La Décima en la prórroga con un contundente 4-1 final. Fue la única Champions League de Carlo Ancelotti en la capital española y la primera de Zinedine Zidane, que era su asistente por entonces.