Coutinho tapa un incendio bestial en el Barça que arrastra a Messi (y a Luis Suárez)

Anuncio

Lío inminente en el Barça. En la presentación de Malcom desde Estados Unidosno se hablaba de otra cosa. Todos los medios focalizaron en la nueva polémica.

Lo cierto es que pocos periodistas se dirigieron al propio Malcom. La mayoría prefirió preguntar a Abidal y Jordi Mestre sobre el rol que le espera a Ousmane Dembelé.

También hubo mucho interés en conocer la opinión del Barça y del propio delantero sobre el desplante a la Roma. “Venir al Barça era un sueño de infancia”, zanjó, Malcom.

El ex jugador del Girondins de Burdeos, fichado a cambio de 41 millones deeuros, llega al Barça para oponer competencia a un Dembelé que no terminó de convencer el curso pasado.

El propio Leo Messi y Luis Suárez han confesado no sentirse del todo cómodos con el crack galo y, por este motiva, era importante fichar una alternativa de garantías. A partir de ahí, que compitan.

Dembelé tendrá que demostrar que está a la altura de vestir la camiseta azulgrana. Sin embargo, lo bueno tanto de Malcom como del galo es que pueden jugar perfectamente por ambas bandas.

Malcom y Dembelé pueden jugar por ambas bandas

Al ser ambidiestro, Dembelé se desenvuelve por igual en una que otra ya que su fuerte es la velocidad. Malcom juega por la derecha a pierna cambiada pero es zurdo y en Brasil solía jugar en la banda izquierda.

Anuncio

Lo normal es que ambos se disputen la titularidad en la derecha con la marcha de Aleix Vidal, encaminado a fichar por el Sevilla. En la izquierda reinará Coutinho, llamado a ser el padrino del propio Malcom y del otro fichaje brasileño, Arthur.

Y, en caso de lesión o necesidad de descanso, el jugador llamado a suplir al ex del Liverpool no es otro que Denis Suárez. Un jugador que debe dar un paso al frente tras dos años harto de chupar banquillo.

El camino es similar al que siguió Sergi Roberto, que también pasó dos años a la sombra y hace dos temporadas se afianzó en la titularidad. Aunque lo hizo en una posición distinta: de lateral derecho.

Yerry Mina, en vía de salida

Mientras se calma la polémica, el Barça sigue removiendo en el mercado. La venta de Yerry Mina está cada vez más cerca. Objetivo: Everton o ManchesterUnited por 40 millones. O más, si ambos están dispuestos a empezar una subasta que agradaría mucho en el Camp Nou.

El otro que debe salir es André Gomes, y su recambio debe ser un centrocampista con galones. De momento, el Barça no ha gastado demasiado en fichajes: 108 millones en tres jugadores.

Ese dinero es el que iba a invertir el club solamente en Griezmann. Pero hay que tener en cuenta la cifra de ingresos: Deulofeu (13), Paulinho (50) más lo que dejen Mina, Gomes y Vidal.

Cinco centrocampistas, un ganador

Esto quiere decir que el Barça estará preparado para realizar un desembolso importante en ese nuevo medio. De Jong, Rabiot, Pjanic, Eriksen y Pogba son los favoritos.