LA APARICIÓN DE ROCAS PERFECTAMENTE ESFÉRICAS DESCONCIERTA A LA COMUNIDAD CIENTÍFICA

Unas extrañas rocas perfectamente redondeadas y descritas por algunos observadores como los “balones de Dios” se han descubierto en la deshabitada isla Champ que se encuentra por encima del círculo polar en el archipiélago de Franz Josef.

A primera vista, parecería que estos objetos perfectamente esféricos se habían dispersado en la isla deliberadamente. Sin embargo, la pequeña isla es completamente estéril y no hay evidencia que sugiera que los seres humanos se hayan establecido nunca allí, lo que significa que los científicos que estudian la zona no creen que sea factible que hayan sido creados artificialmente por humanos.

Para agravar el misterio, se han encontrado bolas esféricas similares en la isla Heiss en el mismo archipiélago, así como en lugares más distantes como Volgogrado, Nueva Zelanda, China, Bosnia y Sudáfrica. Según el investigador polar ruso, Viktor Boyarsky, las esferas están hechas de una suave piedra arenisca.

El material en el que están compuestas las esferas es casi lo único en lo que los geólogos pueden ponerse de acuerdo cuando se trata de estas piedras misteriosas. Según Konstantin Zaikov, de la Universidad Federal Ártica, estas piedras fascinantes se formaron hace miles de años mediante procesos de cristalización de la piedra arenisca, seguidos por la posterior magnetización de los granos de arena sobre los cristales creados. Con el tiempo, los granos de arena se endurecieron y crearon una piedra esférica densa.

Sin embargo, esta conclusión es contradicha por el geólogo austríaco Sepp Fridhubera que ha presentado una teoría rival. Fridhubera afirma que la forma redondeada de las piedras sugiere que se formó bajo el agua y es probable que un núcleo orgánico en el centro de las piedras haya contribuido a su forma esférica. Estas teorías son simplemente las más populares en círculos geológicos. Hay docenas de teorías que circulan sobre qué procesos podrían haber causado este asombroso fenómeno natural y no hay señal de que se llegue a un acuerdo en algún momento en el futuro cercano.

Curiosamente, todos estos científicos suponen que las piedras deben haber sido hechas de forma natural. Sin embargo, la extraña forma de las piedras abre la posibilidad de que hayan sido creadas por manos inteligentes. Si esta teoría es arrojada a la mezcla, entonces podría haber cientos de preguntas más para responder sobre los impresionantes “balones de fútbol” de Dios.. ¿no crees?