El Pentágono Descubrió Bases Subterráneas Anunnaki en Irak y Rumanía

Armas inimaginables para el resto de la humanidad, pues habrían usado rayos de plasma y maquinaria capaz de penetrar más allá de la corteza terrestre a una velocidad increíble. Tecnología sólo imaginable para el común de los mortales como de ciencia ficción. Pero, como siempre, la realidad supera a la ficción. Lo más sorprendente de esta base, sería lo que allí dentro albergaba.

Dos generales del Pentágono y el consejero de la Presidencia de los Estados Unidos fueron se personaron en las instalaciones tras fracasados intentos para desbloquear la barrera electromagnética que impedía el acceso al recinto. Consiguieron desconectar la puerta de energía que había acabado con varios militares, gracias a la última tecnología usada por el Pentágono y que es de alto secreto.

Tras aquel túnel pudieron acceder a una gran galería que, a pesar de haber desconectado aquella muralla de energía, se podía ver con gran claridad. La otra barrera (aún activa) que quedaba justo en frente de la primera, empezó a emitir una energía mayor. Siguieron descendiendo y vieron que, dentro otras galerías más profundas, había dos enormes tallas de piedra, una frente a otra, de unos dos metros de altas.

En ellas habían talladas una suerte de escritura cuneiforme como la de la Cueva de los Tayos o las del lago Titicaca, solo que ésta es de origen desconocido, tal y como la que se encontró en el Monolito Pokotia, que presentan características protosumerias. Pero eso no fue todo lo que encontraron. Si quieres saber todo sobre lo que pasó, mira el siguiente vídeo y déjanos tu comentario más abajo!