El enigma del colosal laberinto subterráneo descubierto en Hawara, Egipto

Hace unos años, un equipo de investigadores se puso en camino a Hawara, en Egipto, para investigar un laberinto subterráneo perdido, descrito por muchos autores clásicos como Herodoto y Estrabón. Datos proporcionados por los barridos de radar efectuados por la “Expedición Mataha”, arrojaron evidencias concluyentes sobre la existencia de ese misterioso laberinto subterráneo colosal.

El sitio de Hawara fue explorado en 2008 por un equipo de expedición egipcia belga. Aunque las técnicas de penetración en tierra son utilizados por los arqueólogos durante años, la Expedición Mataha (Mataha = laberinto en árabe) fue la primera en aplicar esta tecnología en la arena de para investigar el laberinto perdido.

El llamado Laberinto de Egipto, un colosal templo descrito por muchos autores clásicos como Herodoto y Estrabón, podría ser la clave que probaría la existencia de una civilización que precedió a otras culturas antiguas de las cuales aún se tienen vestigios en la zona. Se cree que este monumento, de dimensiones colosales, contiene 3.000 habitaciones llenas de jeroglíficos y pinturas, y que ha estado perdido durante dos milenios bajo las antiguas arenas de Egipto.

Entre los autores que han mencionado el Laberinto de Egipto, es importante mencionar a Herodoto, quien afirmó haber visto con sus propios ojos esta estructura subterránea y cuya descripción es alucinante. En su libro de historias, libro II, Herodoto describe el laberinto de la siguiente forma:

“HE VISTO UNA OBRA INCREÍBLE. SI ALGUIEN JUNTASE LAS CONSTRUCCIONES DE LOS GRIEGOS Y MOSTRASE TODA SU OBRA JUNTA, ÉSTA PARECERÍA MENOS TANTO EN ESFUERZO COMO EN GASTOS EN COMPARACIÓN CON ESTE LABERINTO. INCLUSO LAS PIRÁMIDES SON SOBREPASADAS POR ESTA GRAN OBRA. Y SI BIEN HABLO DE LAS CÁMARAS INFERIORES POR LO QUE HE ESCUCHADO A OTROS, YO MISMO HE VISTO LAS SUPERIORES Y TODAS SOBREPASAN AL QUEHACER HUMANO”

Herodoto se refería a un laberinto de dos plantas. Una que tiene gigantescos tejados de piedra y otra subterránea. Incluso se han realizado intentos de representar el laberinto tal como existió en los tiempos del autor. Entre ellos destaca los diseños realizados por un arqueólogo italiano y una reconstrucción visual realizada por Athanasius Kircher, egiptólogo y académico alemán. Durante la expedición Mataha, se mostraron los resultados de radar que señalaron la presencia subterránea de diversas cavidades en forma de rejilla bajo las arenas de la Necrópolis de Hawara. En el informe de los resultados de la expedición se escribió lo siguiente:

Bajo la superficie de piedra artificial aparece, a pesar del efecto un poco distorsionado por la presencia de aguas subterráneas, a una profundidad de entre 8 y 12 metros, una estructura en forma de rejilla de tamaño gigantesco hecha de un material de alta resistencia como podría ser piedra granífica. Hablamos de la presencia de una estructura arqueológica colosal bajo la zona de Petrie, la cual ha de ser considerada como el tejado del todavía existente laberinto.

Después del descubrimiento del laberinto, el doctor Zahi Hawass prohibió a los miembros de la expedición Mataha publicar ningún dato sobre el hallazgo hasta que recopilara más información. Sin embargo, como nunca se profundizó más allá en la investigación, la expedición decidió publicar estos interesantes datos en su página web. Han pasado 8 años desde el descubrimiento del laberinto subterráneo en Hawara. Lamentablemente, el acceso a la pirámide de Hawara, actualmente, está inundado por agua y lodo, lo que hace que el laberinto, probablemente esté inundado..