Descubren dos “Gemelos” de la Tierra que podrían albergar vida Extraterrestre

Aunque hoy en día, sorprendentemente, algunos científicos siguen negando la existencia de vida en el universo, lo cierto es que los nuevos descubrimientos que se están consiguiendo gracias a la tecnología, demuestran todo lo contrario. Y es que, aunque no se ha verificado oficialmente la existencia de vida “extraterrestre”, no significa que no sea posible.

Nuevos descubrimientos que se han realizado recientemente, han dejado asombrados a la comunidad científica. Hay dos exoplanetas que se habían descubierto anteriormente y que ya dieron mucho de qué hablar en su momento por sus posibilidades de albergar vida. Pero los nuevos datos hacen pensar que estos dos planetas sean mucho más parecidos a la Tierra de lo que se podía llegar a pensar.

Científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos, han verificado nuevos datos que muestran claras evidencias de que estos dos exoplanetas pudieran albergar vida. Los protagonistas de la noticia son Kepler-186F y Kepler-62F. Ambos fueron descubiertos por el telescopio Kepler y llenaron portadas de periódicos e informativos de medio mundo, debido al gran impacto que supuso teorizar con que se hubiese encontrado planetas gemelos a la Tierra.

El primero de ellos, Kepler-186F fue hallado en el año 2014 y se encuentra a 492 años luz de la Tierra. Su radio es un 11% superior al de nuestro planeta y se halla en la constelación del cisne. Su año dura 130 días y su temperatura se calcula que podría ser de -46 grados centígrados o más, incluso alcanzando los 0 grados, ya que las estimaciones se hacen en comparación con la atmósfera de la Tierra, pero al ser un 11% mayor a la Tierra, los cálculos no son exactos.

Y el segundo, Kepler-62F, también fue localizado con el Kepler y se encuentra a 1.200 años luz de la Tierra. Está más lejos que Kepler-186F y su radio es aproximadamente un 40% mayor al del planeta Tierra. Su situación se halla en la constelación de Lira y su año, similar al de Marte, es de 267 días. Los cálculos realizados para saber la temperatura de Kepler-62F estiman que su temperatura podría ser de 0 grados centígrados e incluso gozar de temperaturas templadas.

Las simulaciones llevadas a cabo en el Instituto de Tecnología de Georgia han concluido en que son casi gemelos de la Tierra. Kepler-186F tiene la misma inclinación axial que la Tierra, por ejemplo, exactamente 23 grados. La inclinación de dicho planeta es estable y puede permanecer así millones de años. Esto lo haría idóneo para albergar estaciones como en nuestro planeta, además de encontrarse en la zona ricitos de oro de su estrella. En esta distancia de una estrella, el agua existente (si la hubiera) se encontraría en estado líquido, sólido y gaseoso.

En el caso de Kepler-62F, su inclinación axial es también considerado estable y también se encontraría en unos 22-24 grados. Al no haber planetas alrededor que alteren su eje, estos dos planetas pueden estar siendo totalmente válidos para albergar vida orgánica tal y como la conocemos en la Tierra. Su atmósfera sería muy similar a la de la Tierra y, aunque el siguiente paso es saber si estos dos exoplanetas tienen satélites, lo cierto es que en nuestro sistema solar hay decenas de lunas, por lo que allí podrían tener lunas que ayuden a estabilizar sus órbitas y su inclinación privilegiada.