ESTUDIOS DE LA BIBLIA COMPRUEBAN QUE LA PRIMERA MUJER NO FUE EVA SINO LILITH

Anuncio

Algunos estudios sobre la Biblia, han comprobado que la primera mujer fue Lilith, y que Eva ha sido la segunda luego de que la otra fuera desterrada del jardín del Edén por tener muchas más habilidades que Adán. Los investigadores aclaran que la Iglesia ha ocultado durante años este dato por aspectos misóginos.


Lilith, la primera mujer en el jardín del Edén

La primera mujer que acompañó a Adán en el Paraíso era mucho más inteligente que él, además de ser rebelde, lo que provocó la ira de Dios, así lo expresaron los investigadores de la Biblia. Asimismo, hechos posteriores provocaron que se exiliara del jardín, por no querer realizar los designios del hombre. Luego se convertiría en demonio al unirse con uno.

Estos detalles, como la rebeldía femenina, en una figura que debía ser pasiva en tiempos remotos, ocasionaron que la Iglesia no mostrara estos elementos a los creyentes.


¿Por qué surgió Eva?

La figura de Eva, quien surgió, según la Biblia, del costado de Adán, apareció como una manera de agregar una representación de una mujer sumisa, si bien esta comería del fruto prohibido, y le daría una parte a su esposo. Esto produciría la expulsión de ambos del Edén.

Anuncio

La Iglesia promovía una visión dócil de la mujer por la mentalidad misógina de dichas épocas. Lilith, quien sería la primera, según los expertos, no podía simbolizar esos cánones establecidos, por lo tanto, su figura en el libro fue censurada. Eva, por su parte, cumplía este tipo de patrones.

Asimismo, uno de los aspectos que destacan es que Lilith emergería al mismo tiempo que Adán. Este hecho, que expondría la igualdad entre ambos sexos, rompía con la perspectiva que se tenía en aquel tiempo. Por lo tanto, la Iglesia consideró más idóneo la figura de Eva surgiendo que Adán, de un pequeño pedazo de su cuerpo para hacerle compañía.


¿Por qué otros motivos la figura de Lilith fue censurada?

El deseo también pudo haber sido otro de los factores que provocaron el destierro de esta figura de los escritos de la Biblia por parte de la Iglesia. De tal modo, esto incluye el hecho de que era inadmisible mostrar un carácter no sumiso en la mujer, a diferencia de lo expuesto en las líneas del libro.

Los expertos, tomando en cuenta esos argumentos, han respondido una de las grandes preguntas en cuanto a este secreto guardado por la institución eclesiástica. Existen muchos misterios más alrededor, que tal vez se revelen con próximas averiguaciones sobre este tema que deja más vacíos que respuestas.