Lo que Estados Unidos no quiere que sepas de Cuba

Mucho se habla sobre Cuba, se habla de miseria, hambre y perdición. Sin embargo, poco es lo que se sabe de esta isla detenida en el tiempo. Años de conflictos con los E.U., han desterrado a este país del resto del mundo, dejando a su gente prácticamente en el olvido. Para quienes nunca han visitado Cuba, la imagen de niños desnutridos revolcándose entre botes de basura, bandas de criminales sueltos, droga y prostitución infantil, es la terrible realidad de los habitantes de este país. Pero esto es solo el resultado de años de falsas noticias y propaganda barata.

Hoy el mundo conoce la Cuba que le han vendido la radio y televisión, la que muere de hambre, una isla donde solo hay inseguridad y penas, pero no, no conoce a la verdadera. Y es que Cuba no hay que contarla, solo hay que vivirla. Hoy, conocerás las cosas más sorprendentes de este país sin fronteras:

10.-Alto índice de seguridad

Parece increíble, pero Cuba, tiene un alto índice de seguridad en comparación con la mayoría de los países de la región, y una prueba de ello es que cuenta con una fuerte presencia policial en la mayoría de las ciudades. Así es, a pesar de lo que muchos piensan, Cuba es un lugar sumamente seguro, tanto para sus habitantes como para los turistas.

Según la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC), es uno de los países del mundo con menor tasa de homicidios.

9.-Aman a los turistas

Los “yumas”, término popular con el que nombran a los extranjeros en Cuba, así como sus visitas, son la principal fuente de ingresos económicos para el país, y una de las principales razones por la que los turistas son muy bien recibidos en este paraíso tropical. Para evitar cualquier tipo de ataque hacia los turistas, el gobierno ha propuesto sanciones ejemplares y severas contra quien ponga en riesgo su seguridad. Así que como podrás imaginarte, los foráneos son respetados casi como “dioses”. Y claro, junto a la simpatía y la hospitalidad de nuestros hermanos cubanos, la estancia en la isla es una experiencia increíble.

8.-Salir de un banco con dinero en el bolsillo no es peligroso.

Algo que sería muy común en cualquier país latinoamericano o del mundo, en Cuba es casi imposible, debido a que la policía está siempre presente en todo lugar. Aunque ¡claro! que nunca está de más tomar algunas precauciones.

7.-No hay armas de fuego

Asaltos, secuestros, violaciones y asesinatos, suelen ser los actos de violencia más comunes y terribles en Latinoamérica, sin embargo, Cuba es la excepción. Cuando llega a ocurrir un asesinato, el suceso se convierte en noticia a nivel nacional y es cubierta por casi todos los periódicos y medios de comunicación, generando un gran descontento y odio popular.

Además, Cuba cuenta con leyes sumamente estrictas sobre la tenencia de armas. De hecho, ningún ciudadano en este país está autorizado a adquirir o portar armas de fuego, salvo las destinadas a la caza, e incluso estas últimas están sometidas a un fuerte control.

Solamente policías, agentes de seguridad y personas autorizadas por la naturaleza de sus funciones pueden portar armas. En el caso del ejército, los soldados solo las usan en zonas militares y en ejercicios de entrenamiento.

6.- Cuba se toma muy en serio el tema de la educación.

Se convirtió en una prioridad después de que Fidel Castro llegara al poder en 1959.

Desde entonces, Cuba invirtió mucho dinero, para conseguir que su sistema educativo fuera de calidad, gratis y accesible para todos. Desde el Jardín de niños y hasta la Universidad, los cubanos tienen garantizada su educación. De acuerdo con un reciente informe del Banco Mundial, Cuba es el país del planeta que dedica más presupuesto a su educación, con un 13%, contrario a países desarrollados como Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, que dedican apenas entre un 4 y un 6%.

El 99,8 por ciento de todos los cubanos están alfabetizados, y poseen además la tasa de escolarización más elevada de toda América Latina con un 99,7. La propia UNESCO en su estudio reveló que un alumno cubano tiene como promedio dos veces más conocimientos y competencias, que un alumno latinoamericano.

5.- Educación fuera de fronteras

Por su éxito, la experiencia cubana, y los métodos que utiliza en su educación, se aplican dentro y fuera de la isla. Hasta 2010, su método de alfabetización se había adoptado en 28 países de América Latina, el Caribe, África, Europa y Oceanía. Este método ha ayudado a formar a millones de personas sin escolarizar.

4.-La verdad de la Prostitución

Curiosamente, en las listas de los principales destinos del turismo sexual en el mundo, no aparece Cuba. La realidad, es que aquí la prostitución es mayoritariamente informal. No existen mafias ni redes de esclavitud sexual. En un reciente mapa de Unicef sobre “turismo sexual infantil”, no aparece Cuba entre los países con este terrible problema, así que la etiqueta de que Cuba es un paraíso sexual, es solo eso, una etiqueta.

La mayoría de las veces responde más a buscar dinero fácil de manera ocasional, que a un oficio de por vida. De manera que te puedes encontrar”jineteras” con apenas la prepa trunca, o universitarias muy bien preparadas, pero repito, el “negocio no es masivo”, y en muchos de los casos, es solo casual. En la isla, a diferencia de muchos países, no hay anuncios de prostitución en revistas o periódicos, y aunque esta práctica, no es un delito regulado en el Código Penal vigente, sí está fuertemente sancionado el proxenetismo, la corrupción de menores y la trata de personas. A diferencia de muchos países, aquí, la prostitución es a veces tan local y discreta, que los medios insisten en verla con una lupa de mayor aumento.

3.-Un sistema de salud de primer mundo

Una de los logros que E.U. insiste en ocultar sobre Cuba, es el éxito de su sistema de salud. Sin embargo, verdades como que la medicina cubana es de las primeras en América, que está muy por encima de la media mundial, que se invierte más en Salud que en Norteamérica o Europa, o que fue donde primero se eliminó la transmisión materno infantil del VIH, son difíciles de esconder. Para que tengan una idea, en Cuba, mueren solo 4 niños por cada mil nacidos vivos, y con una esperanza de vida de 78 años, como promedio, los cubanos viven 30 años más que sus vecinos haitianos.

Hoy cerca de 130.000 médicos cubanos han trabajado en más de 100 países del planeta, y 3,5 millones de personas han recobrado la vista gracias a la calidad de sus servicios.

En este punto, creo que todo está dicho.

2.- La pobreza no es como la pintan

La pobreza y la supervivencia del cubano es un misterio que muchos no logran explicar ¿Cuánto gana un cubano? ¿Cómo se puede vivir en Cuba con 20 dólares al mes? Es cierto que, en la isla, cualquier profesional gana esta ridícula cifra, incluso menos. Sin embargo, este mismo profesional, tiene casa propia, tiene a sus dos hijos estudiando en la universidad y puede ser operado del corazón o del cerebro si así lo necesitara. Todo absolutamente gratis.

Asistir al ballet en Cuba, cuesta diez pesos moneda nacional, o sea, más o menos 0, 50 centavos de dólar, mientras un par de zapatos, quizás te puedan costar todo el salario de un mes.
La tercera parte de la población cubana, recibe remesas de casi todos los países y más de un 60 por ciento, recibe un salario en moneda nacional y también en divisas. Cabe destacar que en Cuba sí hay necesidades económicas, y carencias de todo tipo, pero nos queda claro que no se están muriendo de hambre como nos han hecho creer.

1.- Libertad de expresión

¿A caso son mudos los cubanos? Según E.U. en Cuba, nadie puede expresarse libremente. Sin embargo, los cubanos son las personas más expresivas, carismáticas y habladoras del mundo.

Aunque antiguamente, existía cierta censura dentro de la propia población hacia los opositores del sistema político, la verdad es que hoy en cualquier barrio, en cualquier esquina, los habitantes de esta isla se expresan sin miedo, y socializan como en cualquier lugar del mundo.

Si bien es cierto que los medios de comunicación son estatales, y por supuesto responden a los intereses del gobierno, los cubanos pueden hablar cuanto quieran, donde quieran y como quieran… además tienen espacios para hacerlo.