La desgarradora vida de Luka Modric.

Dos niños marcados por la guerra están a punto de jugar la final del mundial de Rusia 2018.

Luka Modric e Ivan Rakitic son los jugadores más importantes de Croacia en la actualidad, juegan en el Real Madrid y el Barcelona respectivamente, dos de los mejores equipos del mundo.

Pero no todo ha sido gloria para ellos, los talentosos futbolistas cargan sobre sus espaldas una historia llena de sangre y sufrimiento, un conflicto bélico que los marcó para siempre. La guerra de Yugoslavia, fue un conflicto civil que creó el mayor número de refugiados en europa, después de la segunda guerra mundial, entre ellos los ahora futbolistas.

Luka Modric presenció la brutal muerte de su abuelo a manos del ejército serbio, lo que lo obligó a huir de su hogar, la ciudad de Obrovac, junto a sus padres Stipe y Jasmina, quienes tuvieron que proteger al asustado niño de balas y bombas que atormentaban su camino.

Ivan Rakitic por su parte, creció lejos de su hogar debido al conflicto de la guerra. Sus padres; un croata y una serbia no podrían llevar una vida tranquila en la entonces Yugoslavia, ya que pertenecían a nacionalidades rivales y el riesgo de morir en medio de la guerra, aumentaba considerablemente.

Afortunadamente para ambos, su vida empezó a mejorar, Luka llamaba la atención con su talento en el campo de refugiados, donde un cazador de talentos lo descubrió y después de jugar en el pequeño equipo Zagar, terminó fichando con el Dinamo Zagreb, posteriormente para el Tottenham de Inglaterra y actualmente en el poderoso Real Madrid, equipo con el que no se ha cansado de cosechar éxitos.

Por otro lado, Ivan Rakitic se formó en Suiza, jugó en el Basel, el Schalke 04 de Alemania, de ahí al Sevilla y finalmente al Barcelona, en España. Hoy son los motores de los sueños croatas de convertirse en los nuevos campeones del mundo.

Ninguno puede decidir dónde nacer o controlar la situación política de nuestro país, lo que sí podemos controlar es nuestro presente y nuestro futuro, el camino al éxito nunca es fácil, pero entre más adversidades encuentres en el camino, la gloria sabrá mejor, así lo demuestran estos sobrevivientes de la guerra, que están a un partido de alcanzar la eternidad.