El plan final Illuminati que las élites nos preparan: ¿Invasión Extraterrestre?

Anuncio

En los últimos años se ha disparado el “boom” editorial sobre conspiraciones Illuminati. Muchos creen que el principal responsable fue el escritor norteamericano Dan Brown, autor del bestseller “El Código Da Vinci”.

Aunque los temas que trata Brown en la obra son materia conocida entre los investigadores, motivó al público en general a leer entre líneas los misterios históricos. En ese caso, la aventura apuntaba a la leyenda del Santo Grial, conspiraciones en el Vaticano y la revelación de la discípula secreta de Cristo: María Madgalena.

Casi como un “efecto rebote”, todo texto que hablara de conjuras y misterios sería devorado más tarde por un público ávido por “saber más”. Daba igual si se trataba de enigmas no resueltos de la Alemania Nazi, de la historia secreta de EE.UU. y su influencia en el mundo como parte de un plan orquestado por supuestas sociedades secretas, o la censura de casos controvertidos como la muerte de Kennedy, el incidente ovni de Roswell, o el atentado en la Torres Gemelas. Todo ello volvía a ocupar a los escritores y, desde luego, a los productores de documentales.

Uno de ellos, difundido ampliamente por internet, apuntó toda la artillería a los Illuminati. Me refiero a “Zeitgeist”, un verdadero éxito independiente que hoy es considerado el vídeo de las conspiraciones y los Illuminati por excelencia. Al margen de sus imprecisiones, y su claro guión tendencioso, la palabra “Illuminati” empezó a entrar con más fuerza despertando debates y discusiones. Pero, ¿qué de todo ello es verdad? ¿Y qué tiene que ver con el contacto extraterrestre? Algunos creen que este “boom” editorial no es un accidente.

Anuncio

Algunos creen que las cosas se están dando así para que la sociedad humana comprenda que ha venido siendo manipulada por fuerzas de oscuridad, sean estas humanas o extraterrestres. Desde luego, suena delirante. Más aún cuando algunos escritores como el británico David Icke enfatizó que la supuesta conspiración es de origen cósmico, señalando a una raza de seres reptiloides como los responsables. Además, por si todo ello fuera poco, esas presuntas entidades estarían conviviendo entre nosotros. Se llegó a decir, incluso, que el ex presidente George W Bush era uno de ellos, y que en secreto mutaba su forma a un reptil. Casi una escena sacada de la antigua serie de ficción “V: Invasión Extraterrestre”.

¿Entonces, todas estas informaciones que circulan sobre los Illuminati y su pretendida conexión extraterrestre son falsas? ¿Son sólo delirios de escritores fanatizados con la idea de que estamos siendo “engañados”? ¿O hay algo más?

El Trasfondo De La Nueva Era

Anuncio

El término nueva era es solo una forma de profetizar un nuevo tiempo donde las religiones se unirán en una sola, dando paso a un nuevo tiempo de espiritualidad y “despertar de conciencia”. En otras palabras, ellos aseguran que el cristianismo desaparecerá, “evolucionando” en una nueva religión mística que sería la misma que se menciona en la Biblia como la religión babilónica.

El término acotado para esta transición es La Era de Acuario, en referencia al signo astrológico del zodiaco. En muchos de los escritos de las escuelas esotéricas se menciona que cada 2000 años una nueva era comienza dejando de lado la anterior. Para ellos, Jesús representa La Era de Piscis, la cuál ya cumplió su tiempo de influencia en la Tierra y por tanto debe dar paso a la siguiente era. La Era de Acuario.

Profundizando sobre la fuente de sus enseñanzas, llegamos a una organización piramidal de poder que termina en los supuestos maestros ascendidos, conocidos para todos los demás como “extraterrestres”. No es un secreto que ellos reciben todas sus enseñanzas de supuestos “seres de otros planetas”, sin embargo lo que si se mantiene en secreto es la procedencia espiritual de esta información. Los objetivos más resaltantes son:

1. La revelación de vida extraterrestre desde las civilizaciones antiguas.
2. La creencia de que existe una dualidad de extraterrestres benignos y malignos.
3. La externalisación de las enseñanzas gnósticas a las masas.
4. La infiltración de símbolos satánicos y de control mental basado en el trauma.
5. La creencia de que todos debemos unirnos como raza en el caso de una amenaza extraterrestre.