BORISKA KIPRIYANOVICH, EL NIÑO GENIO ASEGURA QUE DETRÁS DE LA OREJA DE LA ESFINGE HAY UNA LLAVE SECRETA

Boriska Kipriyanovich es uno de los niños genios que más furor ha causado entre el mundo científico desde muy temprana edad. Sus conocimientos han hecho dudar a más de uno y logrado convencer a muchos otros. Pero esta revelación ha impulsado nuevas investigaciones en el campo.


Un pasado de otros mundos

Dentro de las cosas por las que mayormente es conocido Boriska, se encuentran las muchas ocasiones en que tomó partido para contar sobre las vidas que había experimentado en el pasado. Desde ser un residente de Marte y revelar porqué ya nadie habita en su superficie, hasta viajes pilotados por él mismo hacia Egipto y continentes perdidos.

Kipriyanovich no perdía, en su infancia, la oportunidad de mostrar sus conocimientos sobre su antigua vida en el Universo. Sistemas planetarios desconocidos y cualquier información de este tipo ponía a los científicos estupefactos debido a su edad.

Sin embargo, estas limitaciones no fueron impedimento para que el niño genio dejara relucir todo aquello. Su madre afirma que ya con quince días de nacido sabía que sería especial gracias a que pudo sostener su cabeza por sí solo.


Nuevas revelaciones

Aunque el conocimiento de este genio proveniente de Rusia es sin precedentes, su revelación sobre la Esfinge egipcia ha logrado crear más controversia de la normal. Luego de 20 años ha vuelto para declarar lo siguiente:

“La vida humana cambiará cuando se abra la Esfinge, tiene un mecanismo de apertura en algún lugar detrás de la oreja, no recuerdo exactamente en dónde.”

Muchos se preguntan a qué se ha referido Boriska con esta afirmación y en qué forma la humanidad cambiará. De todos modos, su controversial propuesta ha impulsado investigaciones. Eso logró que científicos descubrieran una cámara que ha estado oculta en la Pirámide de Giza.


Próximos pasos

Kipriyanovich sigue y seguirá siendo un genio. Quizá más adelante nos topemos con otro de sus relatos de viajes por antiguas civilizaciones interespaciales. O tal vez quiera revelar otro de los sucesos de alguna de sus otras vidas, memorias que están guardadas en su extensa mente.

Más allá de esto, científicos de todas las áreas no se detienen por seguir investigando. Buscando ampliar cada vez más el vasto pero a la vez reducido conocimiento que tenemos de nosotros como humanos y de nuestros orígenes.

Es posible que en algún momento alguien se decida a escalar la Esfinge y verificar si, la llave que Boriska garantiza que abrirá la puerta para el cambio de la humanidad está o no ahí. Solo hasta entonces nos queda esperar.