GRANDES CIENTÍFICOS PLANTEAN LA EXISTENCIA DE UNA CIVILIZACIÓN MILLONES DE AÑOS ANTES QUE LA HUMANA

Anuncio

Algunos investigadores, han discutido la posibilidad de que haya existido una civilización anterior a nosotros, argumentan que esta pudo haberlo hecho hace más de 50 millones de años y diversas evidencias, los llevan a preguntarse si acaso existirá en la actualidad alguna prueba de que esta o estas civilizaciones estuvieron alguna vez sobre nuestro planeta.


¿Por qué surge esta hipótesis?

En un análisis de la historia y evolución del planeta tierra, los científicos se dieron cuenta de que hace unos 60 millones de años nuestro planeta experimentó picos de temperatura muy altos, un evento que fue nombrado Máximo Térmico del Paleoceno – Eoceno, un período en el cual hubo aumentos en el nivel del mar y la temperatura de los océanos.

Asimismo, las corrientes oceánicas y atmosféricas se vieron alteradas, produciendo extinciones y cambios importantes en las especies que habitaban la Tierra en ese momento.

Anuncio

De este modo, tal evento ha llevado a los científicos a preguntarse, si dicho evento no fue producto de la contaminación producida por una civilización.
Los argumentosImágenes videojuego Destiny

Adam Frank, de la Universidad de Rochester y Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, son unos de los principales investigadores implicados en esta discusión, en un artículo para The Atlantic, Frank comenta:

“Aquí hay un enigma. Si la actividad industrial de una especie anterior es de corta duración, es posible que no podamos verla fácilmente. Los picos del PETM en su mayoría nos muestran las escalas de tiempo de la Tierra para responder a lo que sea que lo causó, no necesariamente la escala de tiempo de la causa”.
El ciclo de las civilizaciones

De la misma manera, el investigador plantea que esta discusión lo ha llevado a plantearse la posibilidad de que una civilización ayude a otra, en el sentido de que la contaminación producida, produce un descenso de los niveles de oxígeno en el océano, creando ambientes ideales para la renovación de los combustibles fósiles y el carbón.

Así, el investigador establece que la muerte de una civilización, dejaría las semillas para que una nueva se desarrolle. En conclusión, es una hipótesis muy interesante, que debería profundizarse más y ser respaldada con más evidencia.