Isco programa una bomba que estallará en 10 días en el Real Madrid

Anuncio

A poco más de una semana para que el Real Madrid juegue el partido más importante del año, Isco Alarcón ha decidido poner de los nervios a más de uno. Y es que el andaluz tiene programada una bomba que explotará en 10 días, justo al día siguiente de la final de la Champions League ante el Liverpool.

Y es que el andaluz, apuntan desde su entorno, ya lo tiene todo hecho para irse del Real Madrid. Al menos ya tiene un acuerdo con uno de los equipos con más presente y, sobretodo, más futuro de Europa: el Manchester City.

Pep Guardiola tiene atado a Isco Alarcón

Pep Guardiola lleva meses tras los pasos del centrocampista. El entorno del jugador y el entorno del míster citizen han hablado en más de una ocasión y ya está todo pactado. Y dos son las cosas que sí que la daría Guardiola que Alarcón no tiene a día de hoy en el Madrid.

Pep Guardiola revienta al Barça: “Negocia con el City” (o el “así no sigo” a Messi) | EFE

Por un lado, el técnico catalán está dispuesto a multiplicarle el sueldo. En el Etihad Stadium si algo tienen, al margen de una de las mejores plantillas del mundo, es dinero. Se han gastado mucho en hacer del City un equipo campeón y, pese a que en público Pep diga lo contrario, piensan seguir haciéndolo.

Pero al margen del dinero (que no es algo menor para el jugador) lo que más le tienta a Isco es el hecho de que Guardiola le está prometiendo la titularidad indiscutible, un rol que nunca ha tenido en el Real Madrid.

El entrenador catalán quiere juntar a Isco con Silva y el resto de ‘peloteros’ de su City y hacer de él uno de los faros del queipo. Un Isco que, apuntan desde su entorno, que estaría encantado de hacer las maletas.

La negociación arrancará después de Kiev

El caso es que, con todo ya acordado con el club (siempre de manera informal, obviamente), la idea que tienen en Manchester es empezar a negociar con el club blanco una vez el Real haya acabado la temporada, es decir, al día siguiente de la final en Kiev.

Isco Alarcón y Sergio Ramos ponen en alerta al Real Madrid | EFE

¿Por qué tanta prisa? Porque parece que no va a ser una negociación sencilla. Entre otras cosas porque las diferencias económicas son ya a día de hoy muy importantes. En el Bernabéu han tasado a Isco en, como mínimo, 80 millonesde euros.

Pero en el City, avisan, no están dispuestos a pagar más de 50 millones. Saben que la relación entre el jugador y el club no pasa por su mejor momento y quieren aprovecharse del momento.

La amenaza de Isco Alarcón

El caso es que Isco aún no tiene decidido qué es lo que va a hacer. Si bien es cierto que hace tiempo su continuidad parecía más que imposible, en los últimos meses la tendencia ha variado.

El andaluz está volviendo a ser importante, pero quiere que Florentino Pérez Zinedine Zidane le garanticen que le darán lo mismo que le están ofreciendo desde Inglaterra. El centrocampista se está cansando de ver como entra y sale de las alineaciones de Zidane.

Quiere estabilidad y quiere, porque cree que tiene potencial y porque se lo ha ganado, tener rol de estrella en el Santiago Bernabéu. De ahí que esté exigiéndole al presidente y al club es que cumplan con estos requisitos.

Florentino Pérez va por otro camino

Pero lo cierto es que no parece que vaya a cambiar mucho la cosa en el Madrid. Y más si los blancos consiguen ganar la Decimotercera ante el Liverpool. Si ganan, Zidane continuará el año que viene sí o sí y la gran revolución que prepara Florentino se quedará en dos o tres fichajes.

Fichajes que continuarían poniendo en serio peligro la titularidad de Isco. A excepción de Neymar (que está exigiendo la continuidad de Alarcón como un condición indispensable para poner los pies en la capital español), los SalahDybala o Griezmann no harían más que poner aún en mayor dificultades la presencia fija del andaluz en el ‘once tipo’ de un Zinedine que, además, es de sobra conocido que no siente especial predilección por el centrocampista.

Isco y Neymar, íntimos amigos | EFE

De momento, y hasta que llegue la final, Florentino Zidane estarán con la mente puesta en cómo batir a un Liverpool que viene pisando fuerte y que puede ponerles las cosas muy difíciles. Una final que ejemplifica lo que Isco ha puesto encima de la mesa: no se sabe aún si jugará o no.

Eso sí, al día siguiente, la maquinaria echará a rodar. Isco lo sabe. Guardiola lo sabe. Y Florentino y Zidane, ahora también lo sabe. O le dan lo que Pep sí que está dispuesto a darle, o se irá.