Dembelé tiene un muerto en el armario (y el Barça lo tapa, pero huele muy mal)

Anuncio

Montaña rusa. El rendimiento de Ousmane Dembelé durante su primera temporada en el Barça ha sido extremadamente irregular. El delantero galo ofrece una de cal y una de arena.

Capaz de firmar actuaciones magistrales, como frente al Villarreal, y de marcar golazos como el que anotó en Sudáfrica, también ha dejado partidos de ingrato recuerdo contra el Getafe o Levante.

La falta de continuidad que ha tenido con Ernesto Valverde le tiene en el atolladero. Cuatro meses de baja por lesión nada más llegar y una nueva lesión un més después frenó claramente su progresión. Y quizá algo más.

Durante los últimos meses ha peligrado la posibilidad de que Dembelé vaya al Mundial con Francia. La selección gala cuenta con delanteros de mucho talento como Griezmann Mbappé, previsible dupla titular en ataque.

Pero hay muchos otros que aspiraban a tener un hueco: Ben Yedder, Lacazette, Martial, Payet y Coman. Demasiadas opciones para Deschamps que, finalmente, le ha dado una oportunidad al crack del Barça dejando fuera a los antes citados.

La lesión de Payet en la final de la Europa League le ha dejado fuera, abriendo las puertas a Dembelé, aunque el técnico mantiene a Kingsley Coman, delantero del Bayern, y Anthony Martial, del United, en la reserva.

Tampoco están en los planes prioritarios del técnico el azulgrana Lucas DigneRabiot, del PSG, así como el ya citado Ben Yedder (Sevilla). Así que Dembelé se puede dar con un canto en los dientes.

La pregunta que todos se hacen en BCN

Mientras tanto, en Barcelona muchos se formulan una pregunta: ¿Por qué el Barça tiró la casa por la ventana para contratar a Ousmane Dembelé? ¿Quién dijo que el extremo galo es el crack que necesita el club?

Cuestiones de difícil respuesta. Dembelé es un gran jugador, gusta a la afición del Barça, pero son muchos los entendidos que aseguran que está lejos de costar 145 millones de euros.

El verdadero salario de Dembélé revoluciona el vestuario del Barça (“¿Me lo dices en serio?”) | EFE

En Europa han surgido numerosas voces que cuestionan este fichaje. Especialmente, si se tiene en cuenta que supuso renunciar a jugadores más top como Dybala o, sobre todo, Kylian Mbappé.

El Barça podría haber fichado al nuevo compañero de Neymar en el PSG por una cantidad muy similar a la que desembolsó al Borussia Dortmund por Dembelé. ¿Por qué no lo hicieron?

Mbappé da muestras constantes de ser un crack de renombre mundial. El futuro del fútbol. En lugar de ser el compinche de Neymar en París podría haber sido su relevo en el Barça.

Dembelé, ¿un nuevo Gareth Bale?

Pero la dirección deportiva, la secretaría técnica o la junta directiva –o entre todos– no lo consideraron el fichaje idóneo. Y, ahora, no hace más que exhibirse con el PSG.

Mbappé es mejor que Dembelé, según cuentan todos los analistas y entendidos. También a nivel mediático es mucho más potente y, por tanto, un gran generador de dinero.

Dembelé no tiene ese factor mediático. Recuerda mucho a cuando el Madrid fichó a Gareth Bale después de que se le escapase Neymar: un portento físico sin tirón mediático y que se lesionaba demasiado.

El delantero francés acaba de aterrizar y todavía está por ver lo que puede hacer. Hasta enero no volverá. Pero las muestras que dio en sus tres partidos fueron de buen jugador al que le faltan muchos conceptos del fútbol asociativo, de primer toque y espacios reducidos del ADN Barça.

Hay voces que sugieren que alguien no quería meter a otro gallo en el gallinero. Con la marcha de Neymar era mejor no fichar a un jugador con tantos galones, sino un perfil más humilde.

Minguella explica la verdad

El agente de jugadores jubilado Josep María Minguella explicó un episodio de la operación desconocido a día de hoy. Una información muy jugosa.

Mbappé lo explica todo | EFE

“Hablé con el padre de Mbappé y me dijo que ellos podían ayudar a sacar al chaval del Mónaco para ir a un equipo en el que pudiese jugar pero en el Real Madrid no querían porque iba a continuar la BBC y en el PSG tampoco les convencía”, explicó Minguella a la cadena Cope.

Y confesó lo siguiente: “En el Barcelona sí querría jugar porque Neymar se iba al PSG y quedaba un hueco perfecto para que Mbappé jugase con Messi. Me dijo que estaría dispuesto a esperar al Barcelona. Entonces apareció lo de Dembélé”.

“Según me dijo el padre creía que se podría conseguir la operación en unos 150 millones a repartir entre un fijo y unos variables (lo que costó Dembélé). Le pregunté si por 100 millones, tirando a la baja, pero dio largas. Esto se lo comuniqué al Barcelona pero seguían empeñados con Dembélé”, zanjó Minguella.