Mira cómo luce por dentro la casa más pequeña del mundo

Antes de inscribirse en la Universidad de Texas en la ciudad de Austin, el joven diseñador Joel Weber investigó lo que costaba vivir en uno de los dormitorios del campus y de inmediato se dio cuenta que era algo que no podía pagar. Una habitación cuesta 1,135 dólares al mes. Pero vivir fuera de la universidad tampoco es barato, una recámara se renta en cerca de 1,913 dólares mensuales.

La vida de un estudiante no es para nada fácil, sobre todo cuando se debe pagar colegiatura, transporte, libros y renta. Así que en lugar de seguir perdiendo el tiempo buscando un hogar, decidió construirlo con sus propias manos; Joel estaba seguro de construir una pequeña casa de madera.

“Empecé dibujando los planos”.

Joel ya tenía un poco de experiencia en carpintería y plomería, pero necesitaba de más ayuda para lograr su sueño.

En la biblioteca de la escuela consiguió algunos libros de arquitectura.

Luego inició con la base de la que sería su nueva casa.

Invirtió todos sus ahorros, pero no le importó correr el riesgo

Un año y 15 mil dólares después su casa estaba terminada, Joel no podía estar más feliz.

El describe a su casa como: “orgánica contemporánea”. Donde el metal y la madera se fusionan.

Las escaleras hacia su cama son a la vez un escritorio y un librero.

También cuenta con una pequeña sala.

“El baño”

En su recámara tiene espacio para una cama tamaño queen y queda justo encima de la cocina.

Joel trabaja como niñero y limpia la casa de una familia a cambio de espacio donde estacionarse, poder usar su agua y electricidad.

Joel pretende vivir en su casa todo el tiempo que le sea posible, aunque también piensa en rentarla a través de la aplicación Airbnb.

“Es como vivir en un mundo natural, sientes que este espacio te abraza”

“Sin duda esta ha sido la mejor inversión de mi vida”

¿Te animarías a vivir en una casa así? Déjanos tu opinión en los comentarios