Griezmann pone una condición al Barça que le cambia la cara a Messi

Que Antoine Griezmann está en la agenda del FC Barcelona no es ya a día de hoy ningún secreto. De hecho, desde dentro del club culé avisan que la operación está más que bien encarrilada.

En el Barça necesitan un delantero nuevo, un crack que ilusione y, sobre todo, que rinda. Ousmane Dembélé ha sido un fracaso y en la directiva culé quieren que el galo sea ese fichaje que devuelva al club a lo más alto.

El caso es que las negociaciones entre el entorno del jugador y el club catalán están ya muy avanzadas. En el Barça están dispuestos a pagar la cláusula de rescisión de Griezmann (100 millones) y ahora sólo falta pactar las condiciones del contrato.

La condición que impone Antoine Griezmann

El problema es que en el Atlético de Madrid no están dispuesto a dejar escapar a su jugador franquicia sin luchar Y para ello están forzando la máquina hasta el extremo. ¿Cómo? Poniéndole una oferta de mejora de contrato encima de la mesa brutal.

Los colchoneros le pagarían 20 millones de euros al año si Griezmann se queda. Y claro, Antoine, que está feliz con Diego Simeone, ha visto la oportunidad de pedir esa cifra al Barça para llegar al Camp Nou.

De hecho, es ya una condición. O bien Bartomeu y los suyos le pagan lo mismo que le están ofreciendo desde el Wanda Metropolitano, o no se moverá. O si lo hace lo hará a un club que le pague incluso más.

La cara de Leo Messi

Y claro, cuando esta noticia ha llegado al vestuario blaugrana, a Leo Messi le ha cambiado la cara. ¿Por qué? Porque es un motivo más para presionar y que no llegue el delantero del Atlético.

El argentino lleva meses apretando al club para que se fijen en otros jugadores. No quiere ver a Griezmann vestido de Blaugrana por nada del mundo. Entre otras cosas porque sabe que la llegada del galo pondría en peligro los minutos de su gran amigo Luis Suárez.

Si bien la idea que tiene Ernesto Valverde en mente es hacer jugar a los tres a la vez (Messi, Suárez y GriezmannLeo sabe que la zona de influencia de Antoine es el centro, y esa es la zona de Suárez.

Si con eso no tuviese suficiente, ahora los 20 millones que está pidiendo por año son un motivo más para dejar claro que Griezmann no es lo que necesita el Barça.