“Es mejor que Messi”. Florentino Pérez lo quiere (y no puede): “United, Bayern y PSG van como locos”

Florentino Pérez va como loco por hacerse con un crack del FC Barcelona. Un jugador que en las últimas semanas ya son muchos los que aseguran que “es mejor que Messi”. No es otro que Marc-André Ter Stegen.

Si bien es cierto que la primera opción para la portería del Real Madrid sigue siendo David de Gea, Florentino estaría encantado de hacerse con los servicios del portero alemán.

Un Ter Stegen que ya tiene un récord en la Liga. Gracias a la victoria del Barçael pasado sábado ante el Valencia, donde el portero tuvo una actuación más que destacada, se ha convertido en el primer jugador de la historia en estar 39 partidos seguidos invicto.

Uno de los pesos pesados de Ernesto Valverde

El caso es que la temporada que se está marcando el alemán es de las que hacen historia. Es, sin duda alguna, uno de los jugadores más determinantes del equipo y de hecho no son pocos los que lo sitúan entre los tres mejores porteros del planeta.

Tras la marcha de Claudio Bravo hace dos temporadas, el germano se ha hecho dueño y señor de la portería culé. Con un juego de pies que muchos centrales desearían tener y unos reflejos felinos, Ter Stegen es un intocable deValverde y de la afición, que lo adora.

Pese a tener alguna que otra cantada, el alemán siempre lo compensa con paradas al límite y, lo que es más importante, dando puntos al equipo. Muchas son las veces esta temporada que Marc André ha salvado a los culés.

Media Europa va tras él

Y claro, un rendimiento así no pasa desapercibido. Teniendo en cuenta que el guardameta tiene tan sólo 25 años (joven tratándose de un portero), muchos son los grandes de Europa que quieren llevárselo.

Al margen de Florentino, que ya sabe que será imposible, y tal y como el presidente del Madrid ha reconocido también “United, Bayern y PSG van como locos”. Pero todos son conscientes que Ter Stegen no se moverá de Barcelona.

Entre otras cosas porque le costó mucho llegar a ser titular y ahora, con contrato hasta 2022 y un sueldo más que aceptable (10 millones brutos al año), el alemán no se moverá. Está feliz y muy integrado en la capital catalana y no tiene ninguna intención de irse.