Piqué tuvo una bronca con una estrella del Barça por mandar callar al Espanyol

Ambiente caliente en Barcelona. Las niñerías de Gerard Piqué centran el debate futbolístico en la capital de la desgobernada Catalunya.

Mientras da muestras de aplomo y seriedad a la hora de defender que se respeten los resultados políticos de las pasadas elecciones, Piqué resucita su cara más provocativa para generar crispación deportiva. Posiblemente sea cierto que no busca violencia, pero echa mucha leña al fuego.

Piqué está en su salsa. Y tiene razones para estar dolido con el Espanyol por las innumerables faltas de respeto que algunos hinchas han propinado a su mujer, la cantante Shakira.

Sin embargo, un futbolista de su categoría, 31 años recién cumplidos y aspirante tanto a capitán como a presidente del Barça, debería saber estar en su sitio. Le gusta mucho bajar al fango.

Piqué sabe que los que le insultan son una minoría y debería hacer oídos sordos, cómo hace cuando le pitan los aficionados de la selección española.

Esta es la visión que transmiten a Diario Gol distintos capitostes del FCBarcelona, que no quieren corregir públicamente al defensa de Sarrià. Pero le censuran en privado.

Ernesto Valverde, molesto

Comentan, incluso, que el propio entrenador del equipo, Ernesto Valverde, se mostró molesto tanto por la celebración del defensa, que mandó callar a la grada, como cuando supo que una vez más Piqué se pronunció en la misma línea de los días anteriores al ser preguntado en zona mixta tras el derbi.

Ya van tres momentos distintos en que Piqué hace referencia al “Espanyol deCornellà” con sarcasmo –como él defiende– o ánimo de irritar a los pericos.

La primera fue tras eliminarlos de la Copa del Rey en el Camp Nou, la segunda fue el día de su renovación y la tercera fue el pasado domingo, tras el derbiliguero en Cornellà-El Prat.

Valverde, en cambio, ha dicho por activa y por pasiva que es “el Espanyol deBarcelona” y lo sigue manteniendo, desoyendo a Piqué. Hasta el punto de que le ha llamado la atención: esa no es la manera. El pasado perico del Txingurritambién pesa en toda esta historia.

Iniesta tampoco lo comparte

Otros jugadores como Andrés Iniesta, siempre respetuosos al máximo con el Espanyol, tampoco están a favor de que Piqué caldee el ambiente de esta forma.

Todos entienden que la mujer y los hijos de uno son sagrados y que cualquier referencia malintencionada a ellos es dolorosa. Pero jugadores como Piqué ya están muy curtidos en estas batallas y en el fondo lo llevan en el sueldo: cobran más de 15 millones de euros.

Esas sumas de dinero inimaginables vienen del poder mediático que tiene el fútbol. Para ser un millonario de 20/30 años también hay que pagar ese precio. Y Piqué lo sabe.