Marc Márquez desata un efecto dominó que saca a Jorge Lorenzo de Ducati

Esta va a ser una de las temporadas de MotoGP donde los despachos van a tener más protagonismo. Y es que dos de las estrellas del mundial acaban contrato a final de año y, a día de hoy, no se sabe lo que puede pasar.

Marc Márquez y Jorge Lorenzo se juegan mucho este año. En especial el mallorquín. Márquez está ante su último año de contrato con Honda y, pese a que no ha negado que puede irse a cualquier equipo, diversas fuentes del paddock aseguran que el de Cervera acabará renovando con Honda. Eso sí, el cheque que le va a pedir a la marca japonesa es de los que hacen historia.

Lucha o te vas

Sin embargo, la situación de Lorenzo es muy diferente. Mientras en Hondaharán lo que sea por contentar a Marc y que firme, en Ducati todo lo contrario. Es Jorge quien debe ganarse a pulso su renovación.

Algo que, o mucho cambian las cosas, o no se producirá. Los italianos están muy decepcionados con su rendimiento la pasada temporada y ya le han avisad: o este año lucha de verdad por el mundial codo con codo con Márquezo cuando finalice su contrato no lo renovarán.

Una situación que nadie descarta. Pese a que Jorge ha empezado muy bien el año (ha sido de los más rápidos en los test de Sepang), en el paddock ya se sabe que la Ducati no es una moto fácil y que, o te adaptas, o mueres en el intento. Y sino que se lo digan a Valentino Rossi.

Posibilidades

Lo cierto es que, o bien el mallorquín cumple con las exigencias de Ducati, o su futuro se puede volver muy negro. Y es que no le quedarían muchas opciones una vez acabado su periplo en la marca italiana.

En Honda no hay sitio y en Yamaha no lo quieren ni ver, y menos si aún está Rossi. Descartadas las dos ‘grandes’, Suzuki no quiere ni sentarse a negociar tras la negativa de Lorenzo de hace dos años. Aún duelen las maneras como el mallorquín les despreció.

Incluso en KTM tendría las puertas cerradas. La escudería naranja busca pilotos jóvenes y con proyección, no consagrados que pidan sueldos de escándalo. De ahí que la única opción que le quedaría sería hacerse con una moto satélite. Ridículo.

Así que, tal y como le han dicho desde Ducati, o Lorenzo se pone las pilas de verdad y lucha por el campeonato y da victorias y podios a la marca italiana, o se irá. Y si es así no será a ningún sitio con posibilidades.