7 personajes históricos que hicieron predicciones increíblemente acertadas

¿Es posible anticiparse al futuro de una manera tan exacta? Los personajes de los que te hablaremos a continuación protagonizaron -con o sin intenciones de que se hicieran realidad- estas predicciones increíblemente acertadas, de las que te aseguramos será inevitable no quedarse enmudecido.
7 predicciones increíblemente acertadas de personajes famosos
1. Nikola Tesla vaticinó en 1909 que tendríamos algo muy parecido a Internet, conectado a una señal inalámbrica

Nikola Tesla no solo lo predijo, sino que el inventor, ingeniero mecánico, eléctrico y físico ya se encontraba listo para desarrollar un sistema de distribución de energía eléctrica y telecomunicaciones, transmisible por medio de una red inalámbrica. Con esta propuesta hecha a finales del siglo XIX habría sido posible, en aquel entonces, la recepción y el envío de mensajes a escala global sin tener que usar cables.

Tesla en sus proyecciones al futuro aseguraba que la gente podría llamar desde su escritorio y hablar con cualquier suscriptor telefónico, “solo será necesario llevar un instrumento económico, no más grande que un reloj, que permita a su portador escuchar en cualquier lugar, en el mar o en la tierra, a distancias de miles de millas. Uno puede escuchar o transmitir el habla o una canción a las partes más extremas del mundo”. Una posibilidad alucinante que no pudo ser materializada por quien realizó estas predicciones increíblemente acertadas por falta de financiamiento.
2. Wernher von Braun escribió en un libro que una civilización en Marte sería dirigida por un sujeto llamado “Elon”. ¿Por casualidad te suena… Elon Musk?

En The Mars Project, un libro con especificaciones técnicas para una expedición tripulada a Marte publicado en 1952, el ingeniero mecánico y aeroespacial alemán Wernher von Braun, contó una historia en la que sus personajes aterrizaron a Marte, encontrándose con un planeta colonizado por criaturas alienígenas.

Lo que nos despierta curiosidad es que en el relato menciona a un hombre llamado “Elon”, que fue elegido líder del gobierno marciano. ¿Será esta una historia profética? Actualmente el inventor, inversor, ingeniero y director general de la compañía SpaceX, se encuentra trabajando en un proyecto para colonizar Marte, y su nombre es Elon Musk, casualmente.
3. El matemático francés Abraham de Moivre calculó la fecha de su muerte para 1754 y… lamentablemente acertó

¿Será posible calcular cuándo vamos a morir? Hay mucho escepticismo alrededor de esta historia, sin embargo el creador de la fórmula Moivre, que conecta a los números complejos con la trigonometría, Abraham de Moivre, supuestamente fue capaz de predecir su propia muerte por medio de unos cálculos matemáticos. Este razonamiento surgió luego de notar cómo a medida que iba envejeciendo necesitaba dormir 15 minutos más, cada día que pasaba.

Al apuntar estos datos resolvió que el día que alcanzara las 24 horas de sueño, el momento de su deceso estaría aproximándose. Extrañamente dio en el clavo, pocas semanas después de cumplir con las 24 horas de sueño, Abraham Moivre fue declarado muerto a los 87 años.
4. Con una suerte parecida corrió Mark Twain en 1910. Predijo su muerte con la llegada del cometa Halley

Mark Twain había perdido a dos hijos, a su esposa y a un gran amigo; atravesaba momentos difíciles cuando en su libro autobiográfico grabó las palabras que profetizaron su destino. Hundido en la depresión escribió: “Llegué con el Cometa Halley en 1835. Vendrá nuevamente el próximo año, y espero irme con eso. Sería la mayor desilusión de mi vida si no parto con el cometa Halley”.

Mark Twain no resultó desilusionado, el 21 de abril de 1910 murió de un ataque al corazón, al día siguiente que el cometa Halley se avistó en la Tierra.
5. Parece insólito, pero la invasión de la Unión Soviética a cargo de Hitler fue prevista el día que unos antropólogos soviéticos encontraron la “maldición” del conquistador Timur

Timur fue un conquistador turco-mongol, el primer gobernante de la dinastía Timurid y fundador del imperio Timurid en Persia y Asia central a finales del siglo XIV. Cuando sus restos fueron desenterrados el 19 de junio de 1941, en Samarkanda, Uzbekistán, por los antropólogos soviéticos Mikhail M. Gerasimov, Lev V. Oshanin y V. la. Zezenkova, encontraron una inscripción que advertía lo siguiente:

“QUIEN ABRA MI TUMBA DESATARÁ UN INVASOR MÁS TERRIBLE QUE YO”.

Es difícil tener certeza de si se trató de una extraña casualidad o de una maldición que Timur se aseguró de estampar para proteger lo que quedaba de su humanidad. Fuera cual fuera el caso, tres días después de la exhumación, Hitler ejecutó la Operación Barbarroja para invadir la Unión Soviética, un suceso considerado como una de las invasiones militares más grandes de la historia.
6. Ya para 1863, Julio Verne auguraba que la sociedad moderna tendría trenes veloces, ascensores, rascacielos de vidrio, automóviles a gasolina, y más

Julio Verne protagonizó una de las predicciones increíblemente acertadas más precisas y amplias de la lista, que hasta nos incita a pensar que el escritor francés se trató de un viajero del tiempo.

En un libro escrito en 1863, describió una sociedad futurista ambientada en París de 1960, con edificios altísimos adornados con paredes de vidrio y equipados con ascensores, vehículos que marchaban con gasolina y trenes de alta velocidad. En la historia incluyó también computadoras, máquinas de fax, luces eléctricas y carreteras pavimentadas, elementos que tal vez ni se imaginaban posibles en aquellos años.

El texto era tan increíble para la época, que su editor Pierre-Jules Hetzel se negó a publicarlo, sin siquiera sospechar que más tarde, cuando su bisnieto lo encontró en una caja fuerte, 126 años después, hallaría un texto profético que retrataba perfectamente la tecnología de los años 60.
7. Morgan Robertson predijo el hundimiento del Titanic, catorce años antes, en un libro que relata una historia ficticia sobre la inmersión de un barco llamado Titán en las profundidades del océano atlántico

Morgan Robertson escribió un libro en 1898, El naufragio del Titán, que nos recuerda de una manera inquietante a una historia real muy famosa. En su relato cuenta cómo un navío considerado insumergible se hunde en el océano atlántico tras chocar contra un iceberg. Si conoces sobre el naufragio del Titanic, un barco que también fue considerado insumergible y que terminó hundido en el océano atlántico por impactar contra un iceberg, ya hasta este punto habrías creído que estamos hablando del mismo suceso, pero no es el caso.

Incluso las características del barco, el número de pasajeros y la velocidad en la que viajaba el Titán son extremadamente parecidas a la del Titanic. Sin duda esta es una de las predicciones más increíblemente acertadas de todos los tiempos, hecha catorce años antes de que ocurriera la tragedia.