¿Por qué DANONE, Kelloggs o Dove usan 1 de las 5 sustancias más cancerígenas en sus productos?

Anuncio

Una vez más los consumidores son ninguneados y tratados sin ningún tipo de respeto hacia su salud, su bienestar y el derecho a la información. Para los que todavía consuman productos de la multinacional francesa DANONE deben saber que en sus yogures incluyen nanometales. Y no es que se sepa porque lo indiquen en sus etiquetas, sino porque así lo ha evidenciado un estudio llevado a cabo por The Project on Emerging Nanotechnologies que concluye que DANONE ha estado “espolvoreando” nanometales para hacer parecer sus yogures más blancos. En concreto ha estado usando dióxido de titanio (E171), el cual tiene gran poder para blanquear, además de ser un veneno para la salud.

Recordemos que en Francia, sede de la multinacional, se prohibió la venta de Actimel y en otros países como Alemania u Holanda ha sido denunciado por publicidad engañosa y obligado a retirar la publicidad en la que informaba sobre sus supuestos “beneficios”, es decir, que este producto no ayuda a la salud, únicamente vale para llenar los bolsillos de los directivos de turno.

El dióxido de titanio es muy perjudicial para las células del cerebro, para los riñones o incluso la fertilidad. Pero eso no es todo. El dióxido de titanio está catalogado por la Sociedad Americana del Cáncer dentro de las 5 sustancias más cancerígenas. ¿Por qué está permitido usarlo en productos alimentarios, de cosmética e higiene?

Anuncio

El dióxido de titanio se usa en pinturas, plásticos, en juguetes, muebles, electrodomésticos, cerámica o cemento, y ahora está en tu estómago.

No sólo DANONE, Kelloggs o Dove utilizan este veneno, además lo usan otras multinacinales de la alimentación y de la cosmética y la higiene para elaborar, por ejemplo, cremas de protección solar o las pastas de dientes blanqueadoras, jabones, papel de fumar, mayonesa, queso, pastillas, leche de vaca y de soja, ropa blanca…

En total hay más de 1.600 productos identificados en el mercado que contienen dióxido de titanio. La mala noticia es que no están obligados a indicarlo en sus etiquetas, que se indicaría como E171, si no supera el 1% del volumen total del producto, aunque esa pequeña cantidad ingerida habitualmente en multitud de productos sea suficiente para causar enfermedades mortales.

Si quieres ver la lista de las marcas con los productos que usan este veneno