El pacto de Piqué y Shakira que pone patas arriba el Espanyol-Barça

Pitos. Gerard Piqué fue el objeto sobre el que la afición del Espanyol descargó toda su rabia durante el derbi que este domingo se disputó en Cornellà-El Prat.

Los valientes seguidores pericos que desafiaron a la lluvia que caía sobre el estadio blanquiazul tuvieron muy presentes en todo momento las declaraciones consideradas despectivas por la parroquia espanyolista, que el central culé les dedicó al término del choque de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey que se disputó en el Camp Nou hace ahora 10 días. “Espanyol de Cornellà”, les llamó el zaguero.

Gerard Piqué huye de polémicas

Piqué llegaba a Cornellà con hambre. ‘Geri’ esquivaba la polémica durante la semana –Gerard Moreno le dirigió al barcelonista esta semana en rueda de prensa, cuando dijo que “si alguien tiene dudas de que el Espanyol es de Barcelona no tiene más que mirar el escudo”- para estallar en el derbi.

Abucheado desde el arranque, Piqué se dedicó a jugar, luchar, bregar, marcar y mandar callar. Una celebración nada casual.

Shakira interviene

Shakira lleva peor que mal que Piqué esté en la diana. La colombiana pedía a Gerard que se abstuviera de seguir caldeando el ambiente con declaraciones para hablar en el campo.

Como recogía Diario Gol esta misma semana, la cantante ha estado recibiendo numerosas amenazas relacionadas con los ataques de Piqué al conjunto perico y le ha exigido al catalán que deje la tensión a un lado y abandone las confrontaciones. Algunos avisos directos a la pareja resumían con un “sé dónde vives” la amenaza.

La de Barranquilla, inmersa en mil batallas con Hacienda, la voz, que le obligaron a cancelar la gira El Dorado World Tour, los ‘Paradise Papers’ y la Fundación Pies Descalzos a los que señala el último auto, pide no sumar un nuevo lío. Las redes sociales son un hervidero de insultos contra la ‘cafetera’ por todo. Y el Espanyol es la gota que colma el vaso.

“Hazlos callar en el campo”

Eso sí, Piqué pactó con ‘Shak’ que si marcaba le dedicara el gol y mandaría callar al personal, a los que no dejan de insultarla a ella y a su familia partido tras partido en Cornellà. Dicho y hecho.