“No quiero ir al Liverpool”. Sergio Ramos cuenta la última rebelión contra Florentino

Le quieren fuera. Son muchos en la T4 del Santiago Bernabéu los que quieren dar puerta a Keylor Navas. De este verano no pasa, avisan en la cúpula, que el costarricense no haga las maletas y salga en globo del Santiago Bernabéu.

Así es, como mínimo para Florentino Pérez, desde el desgraciado episodio del fax y del frustrado cambio de cromos que pretendía el presidente con el Manchester United por David de Gea.

La asignatura pendiente de Florentino Pérez

Una historia que todavía a día de hoy tiene al mandatario sin pegar ojo y obsesionado por cubrir la portería blanca con un guardameta de primera línea y del estilo que llevan los grandes hoy en día, como sus preferidos De Gea y Thibaut Courtois.

Pero ninguno de ellos quiere firmar por el Real mientras Keylor siga en el vestuario blanco. El tico siempre ha dejado claro que le da igual cuantos porteros haya en la plantilla porque él luchará por la titularidad. Algo que no quieren los porteros galácticos que controla Florentino.

Keylor Navas se planta

Además, Navas avisa: no está dispuesto a dejar Chamartín si no es para mejorar su ficha y para jugar en un grande. Algo que cada vez es más complicado que ocurra, pues no son muchos los grandes dispuestos a asumir la ficha que cobra en el Real por un portero que anda muy cerca del declive, si no ha empezado ya.

Pero en el último mercado invernal llegaron dos ofertas a los despachos blancos por el cancerbero. Tal y como recogió Diario GolLiverpool y Sevillapreguntaron por sus servicios.

Dos propuestas que el tico rechazó sin pestañear. “No quiero ir al Liverpool”. Y, por supuesto, tampoco al Sevilla. Una rebelión más por parte del portero, que ni se plantea firmar por el conjunto de Merseyside o por el andaluz. Para él sería dar un paso atrás.

Un asunto que no pasa desapercibido entre sus compañeros del vestuario de Zinedine Zidane, donde al capitán Sergio Ramos le preocupa seriamente que el asunto no se vaya de madre y se convierta en un nuevo incendio en el vestuario blanco. Suficiente tienen con la que está cayendo.