El mayor secreto del Vaticano es revelado, se confirma la existencia del cronovisor

Anuncio

Un libro titulado Father Ernetti`s Chronovisor: The Creation and Disappearance of the World’s First Time Machine, traducido al castellano como, “El Cronovisor del Padre Ernetti: La creación y desaparición de la primera máquina del tiempo del mundo”, de Peter Kassa. Este libro explora estas afirmaciones y su autenticidad. La versión estadounidense del libro incluye la supuesta “confesión” de un familiar de Ernetti, que prefiere permanecer en el anonimato, según la cual el propio Padre Ernetti reveló la verdad sobre el cronovisor en su lecho de muerte.

Ernetti dió a conocer el cronovisor en 1972, mediante una entrevista que concedió al diario italiano Domenica del Corriere, en la cual afirmó haber participado en el proceso de esta singular máquina del tiempo. Sigue leyendo para conocer toda la historia del cronovisor, el aparato que el vaticano nos ha estado escondiendo durante tanto años.

El rumor se extendió por todo el mundo. Sin embargo el Padre Ernetti con anterioridad ya había dado pequeños detalles en algunas publicaciones. En Julio de 1965 una revista religiosa de Francia L´Heure d´Etre y en Enero de 1966, la publicación italiana Civiltá delle Macchine, recogieron la noticia, pero la poca importancia de esos dos medios hizo que la noticia no fuera tomada en cuenta hasta 1972.

El Padre Ernetti nunca entró en detalles técnicos del funcionamiento de la máquina, pero sí en los logros. Afirma haber fotografiado las tablas de la ley, la destrucción de Sodoma y Gomorra, un discurso de Mussolini o la crucifixión de Cristo.

Pío XII, el Papa de aquella época, pudo haber controlado este proyecto desde el principio, pero él lo calificó de secreto de Estado. El proyecto fue cancelado y requisado por el Vaticano, pero no destruido, el cronovisor se guardó en las estancias de la Santa Sede. Pocos días antes de fallecer Ernetti, que no confiaba para nada en el Vaticano, envió una carta a Japón, país donde tenía grandes amistades y contactos.

En las cartas anteriormente mencionadas, pueden estar los planos del cronovisor, ya que él prometió al Papa Pío XII que nunca publicaría los detalles a la humanidad. Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos y familiares.