Michael Schumacher hace llorar a la F1 (y a Fernando Alonso) con un último mensaje

Era su sueño. Michael Schumacher siempre tuvo el deseo de ver a su hijo, Mick Schumacher, triunfar en la Fórmula 1.

El hijo del káiser se inició en el mundo del motor con tan solo 12 años, en el 2011, en la clase KF3 de los ADAC Kart Masters. Aquel año terminó noveno, mientras que dos temporadas después firmó un satisfactorio séptimo puesto.

Mick Schumacher progresa a marchas forzadas

Fue el inicio de una carrera muy prometedora, pero por desgracia Michael solo pudo ver a su retoño quedar tercero en el Campeonato Alemán Junior, en el 2013.

El alemán se perdió el debut de Mick, los dos segundos puestos logrados en la Fórmula 4 y también su estreno en la F3 la temporada pasada, categoría en la que fue duodécimo. Con todo, Mick está muy cerca de competir en la Fórmula 1 junto a Fernando Alonso, Lewis Hamilton, Sebastian Vettel y compañía. Pero Michael  nunca podrá cumplir su sueño de ver triunfar a su hijo.

Las peores noticias sobre Michael Schumacher

El ex piloto sigue postrado en la cama en su mansión en GlandSuiza, después de sufrir el fatídico accidente mientras practicaba esquí el 29 de diciembre del 2013.

Según explicaba el portal Lasdosorillas que hasta 15 especialistas estaban pendientes del germano durante las 24 horas del día en un tratamiento que le cuesta a la familia más de 100.000 euros mensuales.

Además, el alemán había pasado de medir 1,70 metros a 1,60, y de pesar 80 kilos a pesar 45, mientras que “ni habla ni respira de forma natural”, y que lo hace mediante una máquina durante las 24 horas del día”.

Por su parte, un familiar cercano al ex de Ferrari y de Mercedes, explicó al medio alemán Auto-bild.ro que “desgraciadamente está en coma, luchando por su vida y aguantando a duras penas”, Apuntaba el artículo que en la familia “no creen que tenga muchas posibilidades” y que, no obstante, “toda la gente que le quiere viene a verle cada día”.