Messi destroza a Neymar (“¿Sabes qué es lo más gordo que tapó Luis Enrique?”)

Ya no hace falta guardar las apariencias. Aunque todos en el Barça mantienen el respeto a Neymar por lo que compartieron juntos, salvo Gerard Piqué ya nadie le baila el agua.

Leo Messi habla sin tapujos sobre el astro brasileño. Con educación, dice lo que piensa: “El Barça ha ganado equilibrio defensivo sin Ney”.

Y los resultados respaldan la afirmación de Messi. Dio mucho miedo cuando se fue, pero lo cierto es que las cosas no podían haber ido mejor en el Camp Noutras su marcha.

El ambiente en el vestuario ha mejorado mucho. Neymar era divertido, pero tenía un carácter muy especial. Se peleó con Nelson Semedo al poco de fichar por el Barça.

Hay muchas cosas que no han trascendido sobre las actitudes de Neymar.Fuentes muy próximas al vestuario del Barça lo confiesan en declaraciones a Diario Gol: “¿Sabes qué es lo más gordo que tapó Luis Enrique?”.

Su vida nocturna no era ejemplar. El ahora crack del PSG iba de fiesta en fiesta. Y también se convirtió en un asiduo al Casino de Barcelona, como Arda Turan.

Desde el vestuario se comenta que “Neymar era una mala influencia porque siempre incitaba a montar fiestas privadas”. Los reservados de alguna conocida discoteca eran su segunda casa.

Fiestas y mala actitud

Su carácter tampoco era el mejor. Los celos hacia Messi se le olían a leguas aunque intentaba llevarlo con disimulo. Su enfado fue bestial cuando LuisSuárez marcó el penalti que Messi cedió a modo de asistencia contra el Celta.

Messi lo había ensayado con Neymar. Y todo estaba pensado para que lo marcase él. Pero Messi no avisó, simplemente la cedió a un lado y Luis Suárezfue más rápido. Todo estaba pactado.

Este tipo de gestos, así como la creciente relación de amistad entre el argentino y el uruguayo fue jugando en contra de Ney. Poco a poco se sintió más apartado y empezó a llamar la atención con salidas de tono varias. Algunas, en las redes sociales.

Messi va a por Neymar

Además, era un jugador que quería todos los privilegios desde el principio. Poco le importaba que el Barça fuese a juicio por él. Quería las mismas vacaciones qué Messi y el mismo trato de favor.

Luis Enrique se tuvo que callar muchas cosas. Se comió algún que otro marrón por Neymar. Y varios en la plantilla han celebrado su marcha. Ahora están todos más tranquilos y centrados.

Hasta el punto de que Messi ha mandado un aviso en el vestuario: “Si Neymar gana al Madrid, lo eliminaremos nosotros”.