La marca Shakira se desploma con pérdidas millonarias

El peor momento. Shakira se encuentra a punto de cumplir 41 años y en el momento más complicado de su vida profesional.

Todo empezó en noviembre del 2017, cuando una afonía obligó a la pareja de Gerard Piqué a cancelar el estreno de la gira El Dorado World Tour. Aquel problema desembocó en una hemorragia en las cuerdas vocales que le obligó a suspender primero cuatro conciertos más y finalmente la gira al completo.

Shakira no puede con los sobreesfuerzos

Estar cinco años sin subir a los escenarios, de ser madre de dos niños y forzar en su puesta a punto para volver a cantar le pasó una cara factura a la estrella musical.

Tanto como que su nombre apareciera relacionado con el asunto de los Paradise Papers. Un escándalo que, casualmente, estalló durante los días en los que la cantante debía iniciar la gira. A la de Barranquilla la acusaron de desviar más de 31 millones de euros correspondientes a sus derechos musicales a dos empresas de Malta y Luxemburgo, dos paraísos fiscales donde solo se tributa el 5%.

Shakira, en el punto de mira de Hacienda

Y cuando parecía que el soufflé por este asunto bajaba, fue Hacienda la que le puso los ojos encima. La Agencia Tributaria reclama a artista unos 23 millones de euros correspondientes a la tributación que debería haber realizado en España entre el 2011 y el 2014, un periodo en el que habría ingresado entre 40 y 50 ‘kilos’.

Por su parte, Shak alude que en ese periodo no vivía en España, que su residencia estaba en Las Bahamas y que no se estableció en Barcelona a todos los efectos hasta el 2015.

Pero la Agencia Tributaria defiende que la sudamericana vivió 183 días en Catalunya entre el 2011 y el 2014, y que no era una residente ante el fisco, pero sí se debería haber considerado como tal.

Una situación que ha provocado una caída en picado de la imagen de la ‘cafetera’. Cada vez son menos las marcas que quieren vincular sus productos a la cantante. Sus perfumes, por ejemplo, ya no tienen la salida de hace unos meses. Asimismo, las ventas de las entradas para los conciertos que tenía programados antes de suspender la gira estaban muy lejos del lleno.

Todo ello adornado con las pérdidas millonarias que alcanzan unos 40 millones de euros por la cancelación de los conciertos, mientras que muchos especialistas avisan de que la dolencia que sufre la colombiana no le permitirá cantar como antes nunca más.

Gerard Piqué también está en el lío

Además, no hay que olvidar el daño que le ha hecho Gerard Piqué a la imagen de la sudamericana en España.

Las salidas de tono del central del FC Barcelona y sus tendencias independentistas han puesto en el punto de mira a Shakira y su popularidad en  la península se ha visto seriamente dañada por la relación.