Neymar elige número en el Real Madird (y es un bombazo)

Es el elegido. La estrella en torno a la cual quiere Florentino Pérez que gire su próximo proyecto galáctico. Neymar Júnior tiene que ser el nuevo Cristiano Ronaldo.

El delantero del PSG no hace que desmentir rumores sobre su marcha en los últimos días. Pero lo hace con la boca pequeña, como cuando estaba en el Barça. Porque nunca se sabe cuando le vendrá en gana cambiar de aires otra vez.

He venido al PSG para hacer historia” o “si acabo de llegar, cómo me voy a ir”, han sido las respuestas más recurrentes del astro brasileño. Muy poco contundente.

Nasser Al Khelaifi, presidente del club parisino, ha intentado echarle un capote: “Neymar se va a quedar aquí de por vida”. Pero ni él mismo parecía creer sus propias palabras.

Una cláusula hecha a medida para Florentino

Todo el mundo sabe que tarde o temprano Neymar se irá del PSG. Tan cierto como que existe una cláusula liberatoria siempre y cuando otro club pague entre 225 y 250 millones de euros.

Esa condición, prevista en el extenso contrato de Neymar por el PSG, fue una de las claves para que se decidiese a firmar y dejar el Barça. Porque no es un secreto que el brasileño tuvo muchas, muchísimas, dudas hasta el último día.

Y consciente de que salir del Barça implicaba romper con el club –sólo podría regresar a partir de 2022, cuando cambie la actual directiva, y nadie lo contempla– la cláusula se estableció pensando en el Real Madrid.

Y después de su aciago primer medio año en París, su salida cada vez está más próxima. A Neymar le han pitado el mismo día que anotó cuatro goles. Su ego no puede con eso.

El 10 del Madrid, número maldito

Intentará hacer historia con el PSG, pero saldrá por patas en cuanto pueda. Su objetivo es ganar la Champions con los galos, pero paralelamente negocia con el Madrid.

Tanto es así que ya ha pedido que le reserven dorsal para cuando aterrice en el Bernabéu. La idea no es este verano, sino en 2019. Para entonces, su número quedará libre.

Neymar quiere el 10 de Luka Modric (32 años). El dorsal que Messi le privó de llevar en el Barça pero que Pastore le entregó sin tapujos en cuanto llegó al PSG.

El 10 es un número maldito en Chamartín. Lo han llevado muchos jugadores que han fracasado y también varios que han estado vinculados al Barça antes o después: James Rodríguez, Sneijder, Lass, Ozil, Robinho, Figo, Luis EnriqueLaudrup.