Psiquiatra británico demuestra que la telepatía existe y que nos comunicamos a través de un tipo de Wi-Fi humano

La telepatía ha sido relegada injustamente a la misteriosa categoría de fenómenos paranormales. Se define como una habilidad psíquica similar a la clarividencia y a la percepción extrasensorial. La Biblioteca Psíquica (Psychic Library) define la telepatía como una forma de percepción extrasensorial, una comunicación directa entre los seres vivos. Esto se logra sin ninguna forma de escritura o comunicación oral, y sin necesidad de los cinco sentidos comúnmente utilizados. El uso de la telepatía no es solo un sexto sentido humano, sino que se cree que existe en otras formas de vida, como los animales.

Durante el siglo XIX, se llevaron a cabo una serie de experimentos con aquellos que afirmaban tener habilidades telepáticas y otras habilidades psíquicas. Se demostró que la mayoría eran fraudes, mientras que otros casos no se pudieron explicar según los principios científicos de la época.

Entonces, si la telepatía realmente existe, ¿funcionaría como el Wi-Fi, una red local inalámbrica que permite tener todo comunicado? Pues un profesor de psicología clínica de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, cree que es así, es más, asegura que las micro-señales que nuestros cerebros envían y reciben pueden explicar los sentimientos viscerales, la intuición, la mentalidad asesina, la religión y ese sentimiento incómodo que la gente percibe en lugares abarrotados.

La telepatía existe

El profesor Digby Tantam de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, ha estado investigando el cerebro humano durante años y cómo las personas se comunican. Y cree que su investigación muestra que el lenguaje solo juega un papel limitado cuando se trata de comunicación. Por ejemplo, los jugadores profesionales de póquer creen que pueden percibir los pensamientos de sus oponentes al captar pistas visuales o de movimientos leves.

Tantam, quien es un reconocido psiquiatra y profesor de práctica clínica de Psicoterapia, dijo que las personas pueden obtener información subliminal. Ha escrito sobre su investigación en su un nuevo libro titulado “The Interbrain”, publicado por la editorial estadounidense Jessica Kingsley Publishers.

“Podemos conocer directamente las emociones de otras personas y a lo qué están prestando atención”, dijo el profesor Tantam al periódico británico The Daily Telegraph. “Se basa en la conexión directa entre nuestro cerebro y el de otras personas y entre su cerebro y el nuestro. Yo llamo a esto el entre-cerebro.”

El reconocido psiquiatra británico afirmó que los humanos se reúnen en partidos de fútbol, ​​conciertos y ceremonias religiosas debido al concepto del entre-cerebro. Sin embargo, también ha advertido que la comunicación a través de videollamadas tipo WhatsApp puede interrumpir este proceso y causar daños.

“Estar en modo multitudinario también puede hacernos experimentar lo que sería trascender nuestra perspectiva, nuestro tiempo, nuestro lugar y nuestra capacidad, sentir por un momento, como un ser conductor”, añadió el profesor Tantam. “El contagio emocional ocurre a la velocidad de la luz, no a la velocidad de la transmisión electrónica. La entrada visual cara a cara se acompaña de sonido, gestos, olor a sudor, posibilidad de contacto y conexión.”

¿Cómo funciona la telepatía, según la ciencia?

El profesor Tantam cree que el centro para este cerebro “Wi-Fi” está en la corteza prefrontal, donde se encuentra la actividad neuronal asociada con los sentidos del olfato y la vista. Entonces la comunicación seria como una “fuga inadvertida”, posiblemente un minuto de liberación de olor corporal asociado con cambios en la química del cuerpo causados ​​por emociones como el miedo o la excitación sexual.

Esa actividad puede activar el sentido de la vista para hacer contacto visual y así recoger pistas visuales mínimas sobre lo que la otra persona podría estar pensando. Todo esto sucede subliminalmente “muy en el fondo del cerebro” sin saber lo que estamos haciendo. O quizás lo sepamos, ya que el profesor Tantam señala el hecho de que las personas evitan hacer contacto visual en trenes o autobuses llenos de gente. Si bien puede ser una maniobra consciente para eludir una conversación o contacto no deseado, también puede ser una decisión inconsciente por parte de un cerebro que está sobrecargado con demasiada información subliminal.

Por otro lado, las personas se sienten atraídas por grandes multitudes en los estadios deportivos o iglesias donde las actividades cerebrales se centran en un pequeño grupo de temas similares, lo que facilita su procesamiento y ofrece sensación de bienestar. Además, nuestro cerebro estaría equipado con una especie de protección, ya que el entre-cerebro puede bloquear las comunicaciones de negatividad como el odio o la ira, haciendo que las personas tengan dificultades para ver los fuertes sentimientos emocionales de los demás.

Más allá de la ciencia

Sin duda, el profesor Tantam cree que ha descubierto el secreto detrás de la telepatía y la sensación instintiva, quien afirma que el cerebro humano tiene una forma de Wi-Fi que constantemente está recopilando información sobre otras personas simplemente mirándolas. Y eso está bien, que la comunidad científica reconozca que la telepatía es real, aunque sea a su manera.

Pero la realidad es bien otra, y es que las habilidades psíquicas forman parte de nuestro ser, esperando a ser redescubiertas por cada uno de nosotros. Por desgracia, la sociedad en la que vivimos a creado todo un entramado para evitar que activemos todas esas capacidades que podrían hacer peligrar el sistema social y económico que ha creado unos pocos.