Stephen Bassett: “La Élite mundial no podrá Esconder más la Verdad Extraterrestre” (Video)

Anuncio

Stephen Bassett es el fundador del “Paradigm Research Group” (PRG), y encaja perfectamente en el perfil “X-Files” de un hombre que toma el poder en una nefasta y sombría intención del gobierno estadounidense de mantener el secreto OVNI a toda costa. Poseyendo una mente viva e inteligente, una actitud correcta, un conocimiento histórico impregnado de activismo político y una confianza en sí mismo basada en años de investigación en su campo elegido, Steve tiene una misión clara: crear una Divulgación Extraterrestre seminal mediante esos poderes que los mantienen en secreto. Además, estará con nosotros en The Ufology World Congress, un evento mundial que se celebrará en Barcelona el próximo mes de Junio.

El tema de la existencia extraterrestre ha llenado de temor e interés al género humano, ya que los no creyentes y los creyentes anhelan saber que no estamos solos. Es un motivo claro en la cultura popular que se ve claramente en los éxitos de taquilla de Hollywood, como “Encuentros en la Tercera Fase” (1977); el tema es claro: queremos creer que no estamos solos. Queremos creer que somos parte de una esfera más amplia de vida inteligente en todo el universo como se muestra en las series de culto popular como “Star Trek” y “Deep Space”.

La alternativa a la idea de que no estamos solos es, por supuesto, la idea de que de hecho estamos solos en los vastos vacíos del espacio. Es una idea llena de preguntas  monumentalmente importantes que son aterradoras, profundas y evidentemente conducen a más preguntas. ¿Por qué estamos solos, por qué somos los únicos que salvamos la brecha entre los seres no sensibles y los seres sensibles capaces de crear, pensar en pensamientos abstractos y ser conscientes de sí mismos? Somos animales o seres sociales por naturaleza (según sus preferencias) y queremos creer que somos parte de algo más grande, algo que para algunos no implica ser parte de un plan supremo creado por un ser / espíritu / entidad omnipotente.

Steve Bassett, único lobista registrado de los Estados Unidos en Ovnis y asuntos extraterrestres, está convencido de que el gobierno tiene esta información y es sólo cuestión de tiempo antes de que el Presidente «anuncie a los estadounidenses que no estamos solos». Este tan esperado momento alucinante, conocido entre algunos entusiastas de los Ovnis como la «Revelación» o la «Divulgación», donde se confirmará oficialmente que «Hay extraterrestres y no solamente en otras partes, también entre nosotros».

Bassett cree que la evidencia de que extraterrestres visitaron la tierra es sólida. Este conocedor del tema Ovni y todo lo que le rodea, tanto en el mundo político como en la comunidad ufológica, ha dedicado más de 20 años de su vida a perseguir políticos, periodistas con cartas, faxes, correos electrónicos y recientemente los tweets, instándolos a revelar sus secretos extraterrestres.

En 1996 creó el primer Grupo de Presión (lobbyist) sobre el tema extraterrestre en Washington. En 1999 formó el Comité de Acción de Política de Fenómenos Extraterrestres. En 2002 postuló al Congreso por Maryland como un independiente (en una plataforma de divulgación profesional). Ha organizado varias conferencias sobre “Exopolítica”, el estudio de las relaciones entre los seres humanos y extraterrestres. En 2013, con una donación de un acaudalado canadiense, él organizó una audiencia del Congreso acerca del contacto humano-extraterrestre con seis ex miembros del Congreso, entre ellos el senador de Alaska Mike Gravel. Bassett afirma que ha estado en contacto con 190 legisladores de diversas oficinas para impulsar las Audiencias Extraterrestres.

Aunque es el único lobista dedicado al tema Ovni, Bassett no es el único terrícola dentro de la senda de la investigación y presión política por el concepto de la vida inteligente en otros mundos. Ronald Reagan y Jimmy Carter también afirmaron haber tenido experiencias OVNI.

Desde el incidente de Roswell, Nuevo México, en 1947, el gobierno de Estados Unidos ha investigado incidentes OVNI con diferentes grados de reconocimiento oficial. En 1952, la UFO manía se apoderó de América, la Fuerza Aérea de EE.UU. puso en marcha el proyecto Blue Book, que se convertiría en la más amplia investigación oficial de Ovnis hasta la fecha. Fue sobre todo un esfuerzo de relaciones públicas, y el gobierno oficialmente se retiró de la investigación oficial en el año 1969 (o eso es lo que dicen y muestran). Pero documentos publicados desde entonces muestran que el FBI, la CIA y la Fuerza Aérea mantuvieron su trabajo en la materia.

Luego están los Clinton. Durante la década de 1990, el último «filántropo» Laurance Rockefeller acudió a la Casa Blanca para supuestamente desclasificar los archivos OVNI fecerales. Los Clinton parecen tener buen humor para los ricos aficionados a los extraterrestres, además de ser muy cercanos a dichos temas. En 1994, la Fuerza Aérea publicó un nuevo informe sobre el incidente de Roswell que llegó a la conclusión que se trataba de un dispositivo de detección de detonación nuclear, no un OVNI, el que se había estrellado en el desierto en 1947. En 1995, el Presidente Bill Clinton desclasificó millones de registros militares y de inteligencia; la mayoría no fueron relacionados con Ovnis y los aficionados al tema UFO vieron el movimiento como un gesto alentador.

“Con la ayuda de sus aliados, los Estados Unidos pudieron bloquear o contener la información a través de muchas técnicas avanzadas de co-intel y propaganda para socavar, ridiculizar, suprimir la investigación de la vida extraterrestre y declarar que la evidencia era mera ficción. Este embargo de la verdad, como yo lo llamo, ha estado sucediendo durante 70 años y luego probablemente valió la pena porque entonces había más de 70,000 armas nucleares en reserva. Después del 91, sin embargo, la base para mantener este embargo disminuyó y con cada año que pasa este embargo de la verdad se ha vuelto insostenible. La divulgación marcaría el final de ese embargo y un reconocimiento mundial de los extraterrestres por parte de los gobiernos”.

“Soy un activista político. Nunca he visto ningún OVNI y nunca he sido contactado por ningún extraterrestre, pero revisé las evidencias, hablé con testigos, hablé con contactados y hablé con investigadores. Y la evidencia es abrumadora.. y más allá.”  En el corazón de sus firmes declaraciones sobre la existencia extraterrestre está la ciencia, los pensamientos sociopolíticos con respecto a los EE.UU. y reinterpretaciones emotivas de experiencias personales.

Bassett agrega: “Existe una clara violación constitucional en curso en los Estados Unidos, que comenzó en 1961, cuando el complejo de inteligencia militar comenzó a retener los programas de acceso especial no reconocidos (USAP) de la vista ejecutiva del Congreso. Este es un aspecto importante porque lo que esto significa es que el Presidente y algunos otros no están al tanto de estos programas, no están siendo informados y esto va en contra de la constitución, de hecho, es traición. Esta violación ha estado en vigor y creciendo con algunos altibajos desde 1961. Si bien consideramos que el presidente es el individuo más poderoso de los EE.UU., estamos totalmente equivocados”.

“La revelación es inevitable. El hecho de que hayan podido mantener este embargo es extraordinario, pero los fenómenos extraterrestres son noticias mundiales. Hay avistamientos todos los días y los testigos siempre se presentan. Debemos absolutamente tener la divulgación. Fundamentalmente, la idea de que ciertos individuos en el gobierno saben que no estamos solos en el universo es inaceptable, todo ser humano en este planeta necesita saberlo”, y agregó: “También está la cuestión de las tecnologías secuestradas. Creemos que Estados Unidos y uno o dos países más tienen tecnología terrestre de vehículos accidentados. Han estado estudiando y rediseñando estos vehículos durante muchos años. Hay evidencia de que han creado sus propios vehículos antigravedad y está la cuestión de los sistemas de energía que impulsan estas artesanías. Esa tecnología podría ser beneficiosa para el planeta que enfrenta tantos problemas, pero esa tecnología no se está utilizando para el planeta, porque deben mantener este velo de silencio”.

Desde un punto de vista puramente lógico, parece más ilógico pensar que somos los únicos en la inmensidad del espacio (si no fuera un holograma). La ecuación de Drake viene a la mente: miles de millones de planetas creados a partir del Big Bang y ‘nosotros’ somos los únicos, parece un hecho demasiado improbable.

Tenemos muchas pruebas que son alentadoras. Sabemos que hay más de una raza de extraterrestres y hay evidencia de que trabajan junto con la élite mundial. La gente a veces habla de ser ‘creyentes’ sobre la existencia alienígena, pero odio ese término. Cuando dices “creyente”, en esencia caes en el discurso y las tácticas del gobierno y de aquellos que tienen poder. No crees en los extraterrestres, ves los hechos y sabes que son reales.