EL EXTRAÑO CASO DE LA RUEDA DE CARRO INCRUSTADA EN UN ESTRATO DE 300 MILLONES DE AÑOS

Anuncio

Los expertos que estudiaron el caso no dieron crédito. Algo normal cuando hablamos de ooparts, pero, lo cierto es que, en general, al cabo de un tiempo suelen salir evidencias de que realmente ese objeto no es tal, o que sí es un objeto moderno, pero no lleva tantos años como el que lo encontró dice que lleva allí, ya que fue puesto por él mismo. Este caso es bastante espectacular, ya que el trabajador de la mina que encontró el objeto dejó de trabajar y tomó varias fotografías antes de seguir con ningún trabajo y después, el túnel fue inundado, sin que dejaran estudiar el caso, sin más explicaciones.

El experto minero, llamado Kasatkin trabaja en una mina de Donetsk, en la región de Rostov, Rusia. Ese día se estaba dedicando a extraer carbón de un estrato del período Carbonifero de unos 300 millones de años, ni más ni menos; y, para su sorpresa, descubrió lo que parecía la impresión de la rueda de una carroza en el techo de uno de los túneles. La impresión se vio perfectamente y tuvo que crearse, sin duda alguna, antes de que la roca se hubiese formado a su alrededor.

Un dato a tener en cuenta es que el señor Kasatkin era un capataz experimentado en Ingeniería de Ventilación y Seguridad. Al darse cuenta de lo serio del asunto, tomó varias fotos del extraño objeto antes de que se moviese absolutamente nada, posteriormente informó oficialmente del hallazgo y solicitó una evaluación científica. Por desgracia el dueño de la mina no quiso seguir investigando ni preservar  el asunto y lo dio por zanjado, ya que su principal objetivo era seguir con los trabajos que tenían programados para el túnel de esa mina e inundarlo por completo poco después.

Según Kasatkin: “La rueda fue impresa en la piedra de arenisca sobre el techo de la veta de carbón. Los trabajadores intentaron cortarla después de averiguar que el propietario iba a inundar esa sección y así preservar la prueba del descubrimiento. Usaron martillos y más herramientas en un último intento de extraerlo, pero tuvieron que desistir de su intento porque la arenisca era tan dura que tenían miedo de dañar la impresión de la misma, por lo que la dejaron intacta para poder investigarla en un futuro“.

Anuncio

Actualmente, la mina lleva cerrada desde 2009 y, aunque el acceso al objeto es casi imposible hay muchos expertos que no renuncian en intentar dar otra vez con este descubrimiento, aunque saben que para ello necesitarán exploraciones submarinas ya que los accesos siguen inundados.

Kasatkin afirma que siguió investigando más a fondo la historia de estos artefactos encontrados en la mina ya que unos compañeros suyos de la mismo sitio, afirmaron haber encontrado otra impresión con las mismas características que la de Kasatkin, pero ellos no realizaron fotografías ni avisaron a nadie. Esta había sido dañada por las explosiones realizadas en aquella época en la mina. Según un trabajador que estaba presente en ese segundo hallazgo, aseguró que él estaba en la sección de la mina donde se encontró y que llegó a examinarlo muy detenidamente, aunque tenía miedo de admitir que era un objeto de origen artificial y que lo tachasen de loco, por eso no comentó nada al respecto.

Según Kasatkin, cuando escaneó posteriormente el esquema de los sistemas de minas se dio cuenta de que los sitios donde se encontró la impresión estaban marcados en rojo, por lo que deduce que los controladores de la mina sabían perfectamente lo qué había allí antes de proceder con la inundación y su duda es: ¿Fue una orden directa del dueño de la mina proceder con la inundación o de una entidad más importante que el propio dueño?

Sin duda alguna, es todo un misterio como no quisieron seguir investigando el caso, menos mal que aún quedan los documentos gráficos, testimonios del hallazgo.