Por esta razón, en las fotos antiguas la gente solía adoptar esta postura… ¡Nunca lo hubiera imaginado!

Anuncio

¡Nunca lo hubiera imaginado!

¿Por qué, en todas las fotografías antiguas, e incluso, en los pasajes fílmicos donde se toma una fotografía, las personas siempre permanecían de pie, con una mano puesta sobre el hombro vecino? Si nunca habías reparado en esto, te invitamos a buscar, para que veas… Aquí te traemos un poco de luz sobre la interesante razón en la del porque en las fotos antiguas la gente solía adoptar esta postura.

Echa un vistazo:
Seguramente estás pensando que se debe a algo afectivo.

Así como un abrazo, o una demostración de sentimientos cálidos, pero no necesariamente lo es… La principal razón de esta postura es que el protagonista simplemente no tenía adónde ir.
Mientras se esperaba por la toma frente a la cámara.

La gente debía permanecer mucho tiempo de pie, o sentada, pues la velocidad del obturador era sumamente lenta, cabe señalar que esto muchas veces llenaba a las personas de angustia, así que una mano amiga nunca estaba de más.

Anuncio

En cuanto a los retratos individuales…

En el estudio del fotógrafo siempre había alguna utilidad o soporte, para que el cliente tuviera en qué apoyarse y de paso entretenerse, mientras esperaba.
¡Otra opción era el apretón de manos!

Las personas que se tomaban fotos actuaban como si se saludaran… Todas estas posturas (especialmente el apretón de manos) se volvieron muy populares entre la gente, tradición que ha llegado hasta la actualidad.

Como habrás podido apreciar…

Se trata de una postura con una base trivial, pero que en su momento ayudó a solventar la angustiante situación de tomarse una fotografía.