La conmovedora historia del niño del cabello congelado

Anuncio

En las redes sociales ha circulado la imagen de Wang Fuman, un niño chino de ocho años, con el cabello congelado, en su salón de clases. En la famosa fotografía se puede apreciar también a algunos de sus compañeros riéndose, aparentemente burlándose del aspecto de Fuman. La conmovedora fotografía ahora es viral en las redes gracias al profesor del niño quien la hizo pública en Internet.

Después de conocer la historia detrás de la fotografía, mucha gente ha opinado al respecto y ahora es un tema que plantea un nuevo debate que gira en torno a las diferentes carencias y necesidades que llegan a tener muchos niños alrededor del planeta. Hay incluso quienes se han pronunciado para ayudar de alguna manera a Wang

Wang Fuman, quien vive en la localidad de Zhaotong, al sur de China, debe caminar diariamente 4.5 kilómetros para asistir al colegio. Al no contar con la ropa adecuada para protegerle del frío invernal que llega a alcanzar los 9 grados bajo cero, el niño llega a la escuela con las manos entumecidas, las mejillas enrojecidas y, como se aprecia en la fotografía, incluso con el cabello congelado. Sin embargo, a pesar de estas condiciones, Fuman nunca falta a clases.

Para sus profesores, este es un claro ejemplo de que, a pesar de las adversidades que cada quien debe enfrentar a su manera, siempre es posible si se tiene perseverancia y ganas de hacer las cosas. Debido a esto, uno de los maestros decidió tomar la fotografía y hacerla pública. Desde entonces, la gente la ha hecho circular y han dado su opinión al respecto

Anuncio

Además de la famosa imagen que muestra al niño con el cabello congelado, se dieron a conocer algunas más. Una desgarradora fotografía muestra las manos de Fuman muy castigadas por las bajas temperaturas. Dentro de la información existente se sabe que el pequeño no cuenta con guantes que le permitan proteger sus manos. Dentro de la historia, ésta es una de las imágenes que más conmueve.

Ahora se sabe que la madre de Fuman lo abandonó a él y a su hermana mayor, y su padre ha tenido que ir a trabajar fuera d

e la provincia donde viven. Como éste, existen muchos casos similares en donde se muestra nuevamente el esfuerzo que deben realizar muchos padres de familia para poder brindar educación a sus hijos. Muchas de estas historias sirven como reflexión a otras familias que cuentan con mejores condiciones de vida

Hoy se sabe que el menor vive con su abuela y su hermana mayor en una casa construida a base de barro y con un precario techo de paja. De su madre poco se sabe pues, como se mencionó anteriormente, la información que se tiene es que abandonó a ambos hermanos. Su padre, como muchos otros hombres de la región, ha tenido que emigrar en busca de mejores condiciones. Por tal motivo Fuman no lo ve desde hace meses.

Un sector del gobierno de la localidad de Yunnan ha iniciado una campaña de donación para ayudar a Fuman y a otros niños de la región que se encuentran en situaciones similares. Aunado a eso, y gracias a las redes sociales, mucha gente ha mostrado su solidaridad y también se han ofrecido a apoyar el movimiento. Sin duda, una historia conmovedora digna de ser conocida y compartida al mundo.