Esta vaca recibe un poco de cariño por primera vez y su reacción es inolvidable

Anuncio

Lamentablemente, muchos animales sufren hoy en día todo tipo de vejaciones por parte de los seres humanos. El maltrato animal y su abandono son problemas que están a la orden del día, suponiendo, actualmente un verdadero problema mundial.

Existen muchas organizaciones que trabajan muy duro para dar cabida a todos esos animales que se encuentran en una situación precaria y que, al no ser rescatados, morirían en las calles. En muchas ocasiones os hemos hablado de varios refugios que nos cuentan historias conmovedoras, la mayoría de ellos sobre animales domésticos como perros y gatos.

Sin embargo, el tema que hoy nos ocupa no trata de perros y gatos, sino de animales de mayor envergadura que, por regla general, no tienen tanto protagonismo en el mundo del activismo. Y es que existe un refugio en Austria, llamado Gut Aiderbichl, que se encarga de esta tarea, y aunque al principio empezó con tan sólo 25 huéspedes, con el paso del tiempo ha crecido mucho dando cobijo a animales de gran tamaño que también merecen una vida digna y un poco de amor.

Sus fundadores, Michael Aufhauser e Irene Florence, pueden estar muy orgullosos de su trabajo, desde aquí aplaudimos su buena acción y esperamos que el refugio siga teniendo los medios suficientes para hacer felices a muchos animales. En un pequeño vídeo que os dejamos a continuación podéis conocer de cerca el trabajo de este equipo y la felicidad que desprenden estos animales.