El “Pacto” de Moisés con Extraterrestres para la Intervención de la Raza Humana (Video)

Está claro que hace unos 3500 años no se contaba en la Tierra con los conocimientos científicos, o la tecnología que nos permite explicar hoy ciertos hechos relatados en la biblia. Hacia el siglo 8 antes de Cristo, Moisés, el primer legislador de la historia, recibió los diez mandamientos de Dios en el monte Sinai. Son leyes universales, para todos los paises, para todas las sociedades, para todos los tiempos.

En la época de Moisés Jehová le entrega en el monte Sinaí, supuestamente, las tablillas de la ley, los diez mandamientos, estos son, sobre todo, leyes morales que sintetizan las normas básicas para la convivencia humana. Eso es lo que dice la historia oficial que se nos enseña institucionalmente. Pero al estudiar la historia real resulta que Jehová, que no es el Demiurgo en sí, sino su manifestación a través de una raza que lo representa, le entrega a Moisés, no en el monte Sinaí sino en otro lugar al que fue llevado, el código de algoritmos de manipulación de la octava del Demiurgo, conocido con el nombre de Cábala o Kabbalah.

Desde ese momento el pueblo elegido para dirigir (mantener la octava en curso) pasó de Egipto a Israel. De este modo, las religiones del Demiurgo, esos diez mandamientos inventados para la manipulación y organización del hombre, no son realmente lo que le fue entregado a Moisés en el monte Sinaí. En ese entonces —junto con el código de algoritmos de diez esferas (la Cábala)— fue recibido, aceptado y firmado el primer acuerdo de colaboración entre humanos y extraterrestres, conocido por los oscuros como, “El Pacto”.

El siguiente artículo es una transcripción de un artículo publicados por Morfeo de Gea en el medio de comunicación DDLA. El enlace de referencia a la fuente original se publica a pie de página.

“En la época de Moisés Jehová le entrega en el monte Sinaí, supuestamente, las tablillas de la ley, los diez mandamientos, estos son, sobre todo, leyes morales cuya interpretación se resume en la religión católica de la siguiente manera:

1º Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2º No tomarás el Nombre de Dios en vano.
3º Santificarás las fiestas.
4º Honrarás a tu padre y a tu madre.
5º No matarás.
6º No cometerás actos impuros.
7º No robarás.
8º No dirás falso testimonio ni mentirás.
9º No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10º No codiciarás los bienes ajenos.

Hasta aquí la historia oficial, ahora veamos la historia real. Jehová, que no es el Demiurgo en sí, sino su manifestación a través de una raza que lo representa, le entrega a Moisés, no en el monte Sinaí sino en otro lugar al que fue llevado, el código de algoritmos de manipulación de la octava del Demiurgo, conocido con el nombre de Cábala o Kabbalah. Desde ese momento el pueblo elegido para dirigir (mantener la octava en curso) pasó de Egipto a Israel”. (Vía: Las religiones del Demiurgo).

Esos diez mandamientos inventados para la manipulación y organización del hombre, no son realmente lo que le fue entregado a Moisés en el monte Sinaí. En ese entonces —junto con el código de algoritmos de diez esferas, la Cábala (del hebreo קַבָּלָה‎ qabbalah ‘recibir’)— fue recibido, aceptado y firmado el primer acuerdo de colaboración entre humanos y extraterrestres, conocido por los oscuros como, “El Pacto”.

En una habitación circular cuyo espacio estaba formado por un entramado energético de matriz hiperesférica, y cuyo vaet inicial de proyección eran las coordenadas cartesianas de la persona contactada, punto desde donde se deducían luego las coordenadas esféricas (ver ecuación inferior) del lugar de observación subjetiva del sujeto, para la proyección holocuántica que reproducía al detalle cualquier espacio físico del universo, por ejemplo un lugar espacial de nuestro planeta como el monte Sinaí, se produjo el conocido encuentro de Moisés con su dios Jehová.

Delante del comandante (dios) y de un grupo de sus lugartenientes (ángeles), le fue entregado a Moisés la Kabbalah, (algoritmo completo, explicación e instrucciones del manejo de la realidad subjetiva, octavas y demás secretos de la realidad holocuántica del hombre), y la protección de la gracia de dios, a cambio de su total sumisión a la voluntad y planes del comandante A. S. Baffometo (Baphomet) conocido en la tierra con el nombre de Jehová.

El 20 de febrero de 1954 se produce el primer encuentro contemporáneo de intento de ruptura de “el pacto”, entre Eisenhower y los extraterrestres, en el Centro de Pruebas Muroc, la actual base Edwards, de la Fuerza Aérea Norteamericana, por parte de una raza contraria a los intereses de Baphomet. En este caso la negociación para no seguir cumpliendo el acuerdo hecho por Moisés, se basó en el pedido por parte de Eisenhower, de la entrega de tecnología, y la exigencia de parte de los visitantes fue el desarme nuclear a cambio de colaboración para deshacerse de Baphomet y los grises, sin entrega de ninguna tecnología. Por supuesto que el acuerdo fracasó. En ese encuentro se encontraba junto con Eisenhower el comandante de la marina Charles L. Suggs. En una entrevista realizada en 1991, su hijo el sargento Suggs, relató las experiencias vividas por su padre.

Tiempo después se ratificó “el pacto” a través de los llamados grises, representantes irrestrictos del comandante A.S.Baphomet, y se negoció en este caso tecnología por cumplimiento del pacto de ahí en adelante. Ya tenían el algoritmo pero les faltaba la tecnología, y esta era la oportunidad para obtenerla.

El pacto está en vigencia, dirigiendo las vidas y destinos de las unidades de carbono desde hace miles de años, manipulando, engañando, dominando, esclavizando, mintiendo, dirigiendo al rebaño a corrales para su posterior faena, sustrayéndoles energía vital para sus fines, ordeñando al humano y extrayéndole su alma, delicioso producto dador de vida, y nosotros, obedientes corderos, agachamos la cabeza ante sus reclamos de más y más alimento. Democracia, justicia, libertad, es el alimento balanceado del engorde del ganado. Mentiras y más mentiras!!

El Ser no necesita democracias, es su propio juez y es libre por naturaleza, Basta de estupideces, la hora está llegando y el pacto al fin será roto. El Ser Humano firmará un nuevo pacto, y esta vez, seremos los beneficiados. Que la luz, el amor y la paz sean la firma del contrato venidero con nuestros hermanos, los nuevos Viryas, nosotros mismos, los terrícolas, mejor dicho los Geanianos Humanos y Viryas de la Matrix 15.64 5D. No me crean, no crean nada de este relato, solo el final es lo importante, el nuevo Humano y su destino divino, ser los herederos del nuevo mundo y la luz radiante del Do.