INCREÍBLE RECONSTRUCCIÓN DEL ROSTRO DE UNA REINA PERUANA DE 1200 AÑOS

Anuncio

El National Geographic describió cómo se ha reconstruido la cara de una reina peruana de hace 1200 años.

Esta mujer perteneciente a la realeza es conocida como Reina Huarmey, se cree que tenía unos 60 años.

Sus restos fueron encontrados en El Castillo de Huarmey en 2012, ubicada en Perú.

Los científicos han podido reconstruir su rostro gracias a la utilización de un conjunto de datos recavados desde su cráneo que sirvieron para estimar el grosor de los músculos y el volumen de la carne del hueso. Después se creó un modelo en 3D de su cráneo y se construyó encima del mismo.

Los encargados de este proyecto fueron los arqueólogos Miłosz Giersz y Oscar Nilsson que usaron fotografías de índigenas andinos que vivían cerca de la tumba como referencia y más de 220 horas de trabajo para la recreación de su aspecto.

Un dato llamativo es que se usó cabello real de una anciana andina, comprado en un mercado de pelucas peruanas.

Según declara Nisson a National Geographic:

“Si consideras que el primer paso es ser más científico, poco a poco entras en un proceso más artístico, en el que necesitas agregar algo de una expresión humana o una chispa de vida […] De lo contrario se parecería más a un maniquí que a una mujer real”.

Su tumba estaba ubicada en un sitio que alguna vez fue un complejo de templos para la cultura Wari , que vivió allí durante siglos antes de que los incas se mudaran. En total, 58 mujeres nobles fueron sepultadas en la tumba, incluyendo cuatro reinas o princesas.

Hay algunas pistas de que la Reina Huarmey estaba entre la élite. Primero, fue enterrada en su propia cámara privada, y rodeada de lujos, incluyendo un hacha ceremonial y una copa de plata.

Su esqueleto sugería que había pasado la mayor parte de su vida sentada, posiblemente tejiendo, con textiles en ese momento más deseables que el oro o la plata. Y faltaban algunos de sus dientes, con la caries que insinuaba que regularmente había bebido una bebida azucarada que solo la élite Wari podía beber, llamada chicha.

La reconstrucción de su rostro está ahora en exhibición pública en el Museo Nacional Etnográfico de Varsovia, Polonia, y está disponible para que cualquiera lo vea.

Esta no es la única noticia de reconstrucción que hemos visto últimamente. Hace poco, se informó que el rostro de un soldado escocés había sido recreado digitalmente, mostrando lo que este hombre del siglo XVII parecía.