Florentino Pérez impone un fichaje a Zidane con un “y a callar”

Incendio. El 0-3 que le endosó el FC Barcelona al Real Madrid en el Clásico del pasado sábado todavía arde en el Santiago Bernabéu. La derrota ante el eterno rival levantó ampollas que serán muy difíciles de curar.

Desde el club quieren transmitir tranquilidad. Los responsables quisieron dar una oportunidad al equipo en el Mundial de Clubes y en el choque contra el Barça, después de la mala racha de resultados en LaLiga y en la Champions League en la primera mitad de la temporada.

La primera batalla salió bien, pero no la segunda, en el que los de Ernesto Valverde retrataron las múltiples carencias que tiene el conjunto de Zinedine Zidane. En la primera mitad los blancos fueron muy superiores, pero en la segunda fue evidente que el equipo necesita refuerzos urgentes.

Asignatura pendiente

Además, en Concha Espina son conscientes de que las cosas no se hicieron bien el pasado verano. El que todos los fichajes excepto Theo Hernández se quedaran fuera de la convocatoria es buena prueba de ello.

Tanto es así que en la T4 del Santiago Bernabéu ya tiene la maquinaria de los fichajes en marcha de cara a la próxima ventada de fichajes. Florentino Pérezno cree en el mercado invernal, pero no le queda otra que buscar soluciones urgentes si quiere seguir sumando éxitos en su segunda etapa como presidente.

El primer fichaje

No obstante, el primer fichaje ya está en casa. El presidente le ha exigido a Zizou la titularidad del galés desde ya. “Y a callar”. El objetivo, sin embargo, no es el de que el británico refuerce el equipo.

En el Madrid quieren aprovechar el periodo sin lesiones del delantero para subir su caché con tal de encontrar un buen comprador en enero.

Por culpa de las lesiones, Florentino no ha podido venderlo por cerca de los 100 millones que el Real pagó por él al Tottenham en el 2013. 60 ‘kilos’ es la oferta máxima hasta la fecha por el chico de cristal de Murano.

Asimismo, los mandatarios apuntan que si hay una oportunidad de recolectar lo pretendido es ahora, con Bale en plena forma. Su venta debe ser la primera piedra para reconstruir el Real Madrid de cara a la segunda mitad de la temporada.