¿Cuántos sabes de…? Monstruos de la Navidad, ¿verdadero o falso?

Anuncio

En el siguiente QUIZ queremos poner a prueba tus conocimientos sobre los seres más terroríficos de la tierra y la Navidad. ¿Sabrías distinguir la historia de un monstruo inventado con la de uno que existe realmente en el folclore de un país? ¡Anímate a descubrir cuántos sabes de monstruos de la navidad! ¡Adelante!
Monstruos de la Navidad, ¿verdadero o falso?

FRAU PERCHTA: Se cree que este personaje está inspirado en una diosa pagana de los Alpes. Se trata de una fémina que cambia de forma, pudiendo parecer hermosa o una anciana de aspecto terrorífico. Entre Navidad y Reyes pasea por los campos, si te has portado bien, te dejará monedas y regalos, pero si te has portado mal: te vaciará la tripa y la rellenará de paja.

ALDRUINE. Un ser malvado que disfruta con el dolor ajeno. A aquellos que se aventuran a pasear en las noches navideñas, Aldruine mirará con el tercer ojo sangrante de su frente y mostrará su futuro. No el verdadero, sino aquel que podría ser si su comportamiento fuera el peor. Henchido de éxito, el Aldruine preguntará a su víctima si se portará bien. Como en muchas ocasiones, el terror la ha enmudecido y no es capaz de responder, el Aldruine lo interpretará como un no y… Dejará esas imágenes en su mente, haciendo que se vuelva loco.

BELSNICKEL. Un monstruo humanoide, andrajoso y cubierto de pieles que lleva una terrible vara de avellano o parecido, que usa como látigo. Con este arma asusta y azota a los niños que han sido malos, antes de que llegue la Navidad.

PÈRE FOUETTARD. El Père Fouettard era un carnicero que se llevó a tres niños que no se portaban bien y los asesinó, hizo picadillo y saló para comérselos. San Nicolás llegó a tiempo (antes de que los engullera) y resucitó a los niños. Pére Fouettard fue capturado y se convirtió en un sirviente de Santa Claus. Lo ayuda haciendo el trabajo sucio, castigando a los niños que no se portan bien.

Anuncio

JÓLAKÖTTURINN. El gato de GRÝLA. Si no te has portado bien y por lo tanto no te han regalado ropa nueva, te pasearás con ropa vieja. Si este gato infernal ve que no has estrenado nada de tu atuendo, te devora.

HANS TRAPP. Un adorador de satanás, malvado y avaricioso que fue excomulgado por la Iglesia. Cuando esto ocurrió, se refugió en el bosque y no se le volvió a ver. No obstante, vuelve por Navidad disfrazado de espantapájaros y se lleva a los niños que se han portado mal para devorarlos.

NAPBÜF. Un monstruo navideño horroroso, pero inofensivo. Se cuela en las casas para robar la comida que los niños dejan a Santa Claus o los Reyes Magos. Nunca ataca, no obstante, para quien tiene la mala fortuna de ver su rostro, tal visión podría ser letal. Son muchos quienes han perecido al ver su horrenda cara. Algo que apena en sobremanera a esta criatura, que llora y mezcla sus lamentos con los rugidos del viento.

JUL OND KONGE. Un demonio de la Navidad que representa todos los fallos cometidos durante el año. Cada cabeza es un pecado: envidia, lujuria, avaricia… Excepto uno que simboliza la inocencia. Persigue a los viajeros solitarios en Navidad que han cometido uno de estos pecados, si llegas a ver la cara que representa tu falta mueres al instante. Si por el contrario, te muestra la de la inocencia, sabes que gozarás de la Vida Eterna.

GRÝLA. Una giganta cuya morada se halla en las montañas y que tiene especial predilección por la carne de los niños que han sido malos. Cuando se acerca la Navidad, su apetito despierta y no dudará en llevarse a aquellos niños cuyo comportamiento no haya sido ejemplar. Tiene dos hijos terribles y un gato muy malvado, el Jólakötturinn.

PINDAROO. Un dulce niño perdido en la víspera de Navidad que pide asilo y comida, pues ha perdido a sus padres y lleva horas buscándolos, a la intemperie. Sólo una cosa puede salvarte de la criatura que se oculta tras este disfraz. El Pindaroo es un ser caprichoso que exigirá comerse todo lo que guardes en tu despensa y querrá pasar la noche en tu casa. Niégale algo y su hambre le hará comerte. Duerme en su presencia y quizá despiertes con medio cuerpo devorado. Mantente despierto toda la noche, sirviéndole y si llega el día de Navidad, se volatilizará. Los demonios no pueden salir en un día sagrado y el Pindaroo tampoco.