8 países donde la Navidad está PROHIBIDA

Ciertamente, una de las festividades más difundidas y populares es la Navidad. Se celebra, claro está, en los países cristianos, y es una de las fiestas más importantes de esta religión, junto a la Pascua de Resurrección y el Pentecostés.

Conmemora el nacimiento de Cristo, y entre los católicos, los anglicanos, algunas comunidades protestantes y la mayoría de las iglesias ortodoxas se celebra el 25 de diciembre; en cambio, en otras iglesias ortodoxas –como la rusa o la etíope–, se hace el 7 de enero.

Sin embargo el mundo es grande y diverso, y en otros países, por razones políticas o religiosas, la Navidad está sencillamente prohibida, incluso a riesgo de ir a prisión. ¿Quieres saber cuáles son?
Países donde la Navidad está prohibida

Vamos a comenzar esta lista por el tema religioso. En los países islámicos, o de mayoría islámica, no suele celebrarse la navidad, aunque no en todos está prohibida.
1. Arabia Saudita

Cada año, las autoridades religiosas de este país emiten una orden que prohíbe a sus ciudadanos y a los extranjeros residentes festejar tanto navidad como año nuevo, pues no se guían por el calendario gregoriano sino por el suyo, lunar.

Los “signos visibles” de la navidad están férreamente prohibidos (adornos, luces…), y en 2012 más de 40 cristianos fueron detenidos por la policía religiosa por “conspirar para celebrar la navidad”.

Tampoco está permitida la celebración de San Valentín o de Halloween, tal como lo indica la BBC.
2. Brunéi

Ubicado en el sudeste asiático, este país prohibió la navidad por segundo año consecutivo, con penas de hasta cinco años de cárcel y 20.000 dólares de multa.

Si algún musulmán la celebra eso es lo que le espera, y asimismo a los cristianos que allí viven, si se atreven a hacerlo en público; éstos pueden festejar la navidad en estricta intimidad, en privado y sin hacer ningún tipo de bullicio o desorden.
3. Somalia

De mayoría musulmana, este país también prohibió esta fiesta, ordenando a sus fuerzas de seguridad impedir cualquier celebración alusiva a tal celebración.
4. Tayikistán

Ex perteneciente a la extinta Unión Soviética, y ubicado en Asia central, este país se sumó a la lista de los que prohíben festejar la navidad, y el martes 22 de diciembre de 2015 hizo pública su intención de endurecer las restricciones para tales fiestas.

Prohibió algunas tradiciones navideñas, como el árbol de navidad, comidas típicas, intercambio de regalos, fuegos artificiales o disfraces de la versión rusa de Papá Noel o Santa Claus, “padre Frost”.
5 y 6. Siria e Irak

Aunque en estos dos países hay comunidades cristianas, la terrible guerra que los azota y el aumento de los ataques a centros de culto cristiano impide celebrar la navidad.

Si bien no hay una “prohibición” explícita desde las autoridades legales, el temor ha hecho que este año, al menos, las festividades hayan quedado prácticamente anuladas.
7. China

China es un país extraordinariamente curioso. Tiene costumbres milenarias, y desde mediados de los años 40 del siglo XX se ha asumido como país comunista; a pesar de que en los últimos años ha tenido una cierta apertura hacia Occidente –más bien al capitalismo–, existen algunas ciudades en donde la navidad se ha vetado.

Es el caso de la ciudad de Wenzhou (hacia la parte oriental de China), donde velan celosamente por sus propias tradiciones; allí el ayuntamiento prohibió a escuelas y centros públicos cualquier actividad asociada a la navidad.
8. Corea del Norte

Éste es nuestro último país, donde por razones políticas está prohibida la navidad. Si practicas el cristianismo, vives allá y deseas celebrar esta fiesta, tendrás que hacerlo en absoluto secreto, ya que también podrías arriesgarte a pasar el 25 de diciembre en prisión…

Como ves, no en todas partes hay libertad de culto. Son muchos los países que consideran que festividades de otras religiones pueden perjudicar a la fe de la comunidad mayoritaria o llegar a desplazar las tradiciones, y por ello las prohíben y castigan a quien las celebre.

La tolerancia, tanto religiosa como política, es una práctica sumamente difícil. En algunas partes del mundo se ha comprendido luego de terribles guerras y enfrentamientos a lo largo de siglos. Pero podemos practicarla en nuestras propias casas y vecindarios, aceptando a quienes son diferentes a nosotros. Así el mundo podrá ser un poquito mejor y enriqueceremos nuestra curiosidad, ¡siempre queda una tradición más por conocer!