432Hz – Descubierta la Frecuencia Universal: ¿Nos están Contaminando con 440Hz? (Video)

Anuncio

La mayor parte del mundo ahora usa 440 Hz como la afinación de tono estándar. Sin embargo, este ha sido un estándar relativamente reciente, y 432 Hz está regresando, siendo llamada como la frecuencia universal, mientras que, la que usamos actualmente podría contaminarnos.

Con la industria musical operando a una afinación estándar de 440 Hz en la actualidad, es difícil imaginar que el cambio a 432 Hz sea factible a gran escala. Pero hay un movimiento progresivo en marcha promovido por la comunidad de sanación del sonido, investigadores y científicos que mantendrán este tema a la luz y permitirán a los productores y aficionados a la música considerar el dominio de esta entonación y cómo afecta la mente, el cuerpo y, en consecuencia, a lo que llamamos espíritu.

La industria musical y audiovisual utiliza como afinación estándar la tonalidad a 432 Hz a nivel global. Algo así como si se tratase de un patrón establecido para poder crear música en general. Pero esto no siempre fue así. Pues 440 Hz fue considerado como estándar durante el siglo XX. Sólo una pequeña fracción de tiempo desde su aparición en la civilización.

Pero la afinación de tono a 432 Hz fue utilizada desde los orígenes de la música. Y ahora, redescubierta y considerada seriamente por científicos, productores y especialistas, vuelve para tratar de concluir con los medios tecnológicos de los que disponemos en el siglo XXI si esta frecuencia (apenas diferente a grandes rasgos al 440 Hz) realmente tiene efectos en nuestras células y organismos y, a su vez, si la actual nos estuviera perjudicando.

Los pioneros en ponerla a prueba han sido terapeutas vanguardistas que utilizan la meditación y el sonido para ayudar a sanar y están comprobando pequeños cambios como, por ejemplo, que el ritmo cardíaco mejora progresivamente tras haber estado expuesto a esta frecuencia. Si esto es posible, se abre la puerta a todo un campo de posibilidades, nuevas aplicaciones y el planteamiento de la reeducación musical a nivel global y cómo desarrollar este cambio social.

Un artículo de John Stuart Reid titulado “Concert Pitch Conflict” facilita un histograma exhaustivo de afinaciones y tonalidades. Al filósofo y matemático griego, Pitágoras (570-495 a. C.), frecuentemente se le atribuye la tipificación de las simetrías armónicas musicales conexas con el tono científico y el origen de la sintonización de 432 Hz con su instrumento que adquiere el nombre de “monochord”.

No obstante, existe un planteamiento que dice que los utensilios creados para generar sonidos o algún tipo de musicalidad se esgrimieron en Egipto y Grecia, en los vestigios de sus respectivas civilizaciones. Las primeras herramientas musicales fueron instrumentos de aire tales como flautas y liras, frecuentemente utilizados con una ideología terapéutica. Tiempo después, en el transcurso de los períodos clásicos de la música occidental, se evidenció que compositores como Mozart y Verdi aplicaron la sintonización de 432 Hz.

Verdi pensó que ésta era la más óptima para adaptar las voces de Operatic. Entre finales del siglo IXX y principios del siglo XX, la frecuencia 432 Hz fue replanteado en otros países como Alemania y Estados Unidos, donde se desarrollaban nuevas técnicas musicales, dando lugar a nuevas tendencias. Y finalmente a principios del siglo XX hubo una necesidad de estandarizar las fases sonoras universales para la industria musical en genera: fabricantes de instrumentos, compositores, productores y orquestas de todo el mundo. Tras el intenso proyecto, en 1926 Estados Unidos afianzó 440 Hz como el estándar.

Todavía no está del todo claro por qué se eligieron 440 Hz. Parece que los experimentos científicos de Johann Scheibler tuvieron mucha influencia en esta elección, en oposición a la afinación que pudo haber estado más en línea con las relaciones armónicas y las relaciones encontradas en la naturaleza. Pero Asia y la India fueron fieles a su cultura ancestral, rechazando por completo el estándar 440 Hz.

• Ver más sobre el debate de sintonización de 432Hz AQUÍ 
• Johann Scheibler: Wikipedia

Hace un tiempo circula por la red una hipótesis que desmontaría por completo la versión oficial y hace replantearse qué tipo de efectos podría causar una frecuencia acústica. Y es que habría en marcha una conspiración llevada a cabo entonces por Joseph Goebels, ministro nazi que difundió un precepto universal en 1929 por el que fue decretado que la nota musical LA, tenía que ser afinada a 440 Hercios. Esta frecuencia provocaría que quien la percibiera, sintiera de un modo explícito, provocando un caos en nuestro interior.

El tono “LA” filtrado a 432hz quiso ser eliminado por ser el punto de balance sónico de la naturaleza. Esta frecuencia vibra en los principios de la media de oro PHI y unifica las propiedades de la luz, espacio-tiempo, materia, gravedad y el biomagnetismo, el código del ADN y la conciencia. La afinación natural a 432 Hz tiene efectos insondables en la consciencia e igualmente, a nivel celular de nuestro organismo.

Las creaciones musicales que escuchamos hoy en día en el mundo occidental, no generan interconexiones con la frecuencia natural, provocando una alteración con nuestro cuerpo y el resto de la materia orgánica que conforman nuestro planeta. Estas alteraciones están siendo minuciosamente estudiadas por quienes apoyan que las frecuencias sónicas son tan importantes como otro tipo de elementos de energía que necesitamos para vivir, pues el universo tiene una vibración natural a 432 Hz (ciclos por segundo).

VER ► Un tercio de los Humanos ascenderán a la 5a Dimensión: ¿Estás sintiendo ya los Cambios?

Nosotros hemos querido hacer la prueba y hemos comparado varias canciones que tenemos muy introducidas en nuestras mentes, y hemos escuchado primeramente una canción original y después, modificada a 432 Hz. Al principio no notábamos nada especial, salvo que la calidad se pierde ya que no han sido producidas originalmente a esa frecuencia. Pero tras pasar varios minutos y varias canciones, empezamos a notar pequeñas variaciones a nivel interior, que tampoco nos ponemos de acuerdo en poder definir.

Os instamos a hacer vosotros mismos este simple experimento y nos gustaría que compartas tu opinión. Y una vez sacadas sus conclusiones, dedique unos minutos a reflexionar profundamente si realmente podríamos estar siendo condicionados o contaminados a través del sonido por ciertas fuerzas que quieren tener manipulada a la sociedad actual. Pues la música nos hace libres. Que nadie te prive de la maravillosa sensación de ser libre de verdad.

Si quieres escuchar música en la frecuencia 432hz, visita los siguientes enlaces: